«Como decía el general Perón, de casa al trabajo y del trabajo a casa», pidió a la población el jefe de Gabinete bonaerense, Carlos Bianco, frente al avance en el nivel de ocupación de las camas de terapia intensiva a pesar del incremento en su provisión al sistema sanitario de los últimos meses. Fue en la conferencia de prensa de esta mañana junto al ministro y el viceministro de Salud, Daniel Gollan y Nicolás Kreplak, respectivamente. Los funcionarios subrayaron la importancia de la «responsabilidad individual» para contener el avance de la pandemia en la provincia y dieron detalles sobre la situación epidemiológica y el estado del sistema sanitario.

«Es tremendamente necesario que todos tengamos la responsabilidad de cuidarnos a nosotros y cuidar a nuestros amigos, vecinos y familias. Hay muchos casos donde esto no está presente y por eso el gobierno nacional tuvo que tomar esta medida más drástica», afirmó en relación con el DNU 641/2020 que estableció desde hoy la prohibición de las reuniones sociales en todo el país para evitar mayores contagios. «Es una medida con la que estamos absolutamente de acuerdo», aseguró.

«En la provincia estamos en el peor momento de la pandemia, recién vamos a estar mejor cuando comiencen a bajar los casos», remarcó Bianco desde el Salón Dorado de Gobernación. Indicó además que el sistema de fases continuará con pocas modificaciones en la provincia. Seguirá rigiendo la fase 3 y el aislamiento social preventivo y obligatorio (ASPO) en el AMBA y en algunos distritos del interior, mientras que en la mayoría del interior bonaerense continuarán las fases 5 y 4 -dependiendo de los casos- y el distanciamiento social preventivo y obligatorio (DSPO). Es en el marco de la nueva prórroga de la cuarentena hasta el 16 de agosto que anunció Alberto Fernández el viernes.

«Estamos todavía en una situación bastante riesgosa», advirtió el ministro Gollan, quien detalló el aumento de la ocupación de las camas de terapia intensiva. «Si no agregábamos camas, el sistema colapsaba en julio». Según los datos del Ministerio de Salud, se encuentran ocupadas el 63% de las unidades de cuidado intensivo. De las 1.844, 1.020 corresponden a casos de covid-19. «Es el indicador más importante que expresa la preocupación que sentimos respecto a la necesidad de reducir la cantidad de contagios», sostuvo por su parte Kreplak.

Gollan agregó que el trabajo de la provincia en la lucha contra la pandemia se centra en tres ejes: «Reducir la cantidad de casos lo más que se pueda, aumentar la capacidad sanitaria al máximo posible y esperar y trabajar activamente en las respuestas terapéuticas».

En el marco de la «cuarentena intermitente» -según definió el gobernador Áxel Kicillof-, Bianco resaltó que monitorean continuamente los indicadores más relevantes por si eventualmente hay que tomar medidas para reforzar los cuidados. Asimismo, afirmó que los cambios de fase 5 a 4 en algunas localidades se debieron a reuniones sociales que derivaron en brotes y obligaron a extremar los cuidados. Son los casos de General Juan Madariaga, Pila y Ramallo. Las situaciones de mejora epidemiológica fueron en Mar Chiquita y Roque Pérez, que pasan de fase 4 a 5.

En la provincia se registraron hasta el momento 121.956 casos confirmados y 3.797 nuevos en las últimas veinticuatro horas. Hay 695 casos por cada 100.000 habitantes, en tanto que 59.945 personas ya se recuperaron y recibieron el alta. Desde la llegada de la pandemia en marzo pasado, en territorio bonaerense fallecieron 1.985 personas. Del total de contagiados, el 51,1% son hombres, 48,5% mujeres, y hay 0,4% «sin datos».

A su vez, 5.073 equipos de salud realizan operativos territoriales. En cuanto a la adquisición de equipos e insumos para el sistema sanitario, se sumaron 1.054 respiradores, 1.000 camas de terapia intensiva y 397.315 barbijos, entre otros elementos indispensables contra la pandemia. Por último, funcionan 41 laboratorios de testeo, que realizan 7.620 análisis por día.