Tras mantener una reunión previa con Axel Kicillof y Horacio Rodríguez Larreta, el presidente Alberto Fernández oficializó el anuncio de la nueva etapa de cuarentena que iniciará este lunes 3 de agosto y se extenderá hasta el 16. Desde la residencia presidencial de Olivos, Fernández hizo el anuncio junto a los mandatarios de CABA y Provincia, donde confirmó que no habrá cambios en el esquema del aislamiento físico vigente hasta hoy, pero realizó un fuerte pedido de responsabilidad ciudadana.

«Hasta el 16 de agosto vamos a mantener las cosas como están hoy. En los últimos días se nota que el virus está circulando más y se detecta una mayor cantidad de contagios. Todo esto genera internaciones y lamentablemente fallecimientos. Estamos empezando a normalizar los números, y descuidado que detrás de cada número hay una vida. Cada número tiene nombre y apellido y un rostro. No estoy convocando a corregir una estadística, sino a cuidar nuestra vida y cuidar la vida de los otros», expresó el mandatario.

«Estamos enfrentando a un enemigo invisible y el mundo no tiene las armas para enfrentarlo. No se ha encontrado vacuna ni medicamento para sobrellevarla. Cualquiera que se contagia padece. El asintomático tiene que estar encerrado. Y aquel que la sufre, no es una experiencia más. No estamos ante una gripe más. Tenemos una enfermedad que no sabemos cómo prevenir ni cómo curar. La única solución que encontramos es cuidarnos nosotros», dijo Fernández, quien hizo un balance del estado de situación de la covid-19 a nivel mundial y su impacto a nivel nacional.

Según se pudo vislumbrar en los gráficos expuestos por el jefe de Estado, la CABA mantiene la tasa de mortalidad más alta, seguida del AMBA, el Gran Buenos Aires y  la provincia de Chaco. En líneas generales, en la actualidad se promedian ochenta muertes por día.

«Yo sé que para muchos es complejo todo este tiempo que ha pasado, pero también sé que nadie me trae una solución mejor. No estamos discutiendo cuán libres o presos somos de la pandemia, sino que estamos discutiendo el único modo que tenemos de combatir la pandemia», dijo el jefe de Estado, y agregó: «Hemos hecho muchísimo y si estamos discutiendo esto es gracias al esfuerzo y trabajo que hicimos. Si en provincia no hubiéramos duplicado la cantidad de camas, hoy estaría estallada, sin poder dar respuesta sanitaria».

En esa misma línea, Fernández remarcó: «Quiero llamar la atención de todos y todas, por más que se enojen, solo les estoy diciendo la verdad. Yo detesto decir esto y desearía que la Argentina funcione en plena normalidad. Pero esto nos está pasando y es producto de nuestra circulación», y agregó: «Esto no es una estadística para mí, esto es la pérdida de una vida. Estos son datos duros y es posible que esta tasa de letalidad crezca. Lejos estoy de tranquilizarme con ese dato».

El presidente también dirigió parte de su intervención hacia las y los jóvenes. «Todos sabemos que en la juventud es importante estar cerca de los amigos, de los amores. Extraño los recitales tanto como ustedes, extraño los partidos de fútbol. Pero no podemos hacerlo. Los jóvenes sobrellevan mejor esta enfermedad, pero pueden contagiar. Y es impiadosa con los mayores. Hagamos ese esfuerzo, por favor», dijo el mandatario.

Axel Kicillof también tomó la palabra y evaluó el estado de situación en el territorio bonaerense, donde también se mantendrá el mismo esquema que se manejó en las últimas semanas. «Nosotros seguimos en la provincia de Buenos Aires con el mismo grado de apertura limitada que hasta ahora, con protocolos, con bajo uso de transporte público. Así lo decidimos con los intendentes. En el interior también, en el sistema de cinco fases», expresó el gobernador respecto del escenario que se mantendrá en la etapa que inicia ahora y se extenderá hasta el 16 de agosto.

«Falta menos, no bajemos los brazos ahora. Por favor, sigamos cuidándonos», dijo el mandatario, quien pidió apelar a la responsabilidad ciudadana para evitar mayores contagios. «Sé del esfuerzo y la solidaridad que se está poniendo en un momento de dificultades e incertidumbres. Estoy orgulloso de esta provincia».

Kicillof hizo un repaso del nivel de alcance e impacto que el virus ha desarrollado en cada región del AMBA, acorde a la densidad poblacional y la capacidad de movimiento. Aclaró que en la actualidad, en el tercer cordón del conurbano, hay un positivo cada 200 personas; el segundo cordón tiene un contagiado cada 130; el primer cordón cada 100; y en CABA, uno cada 50. «El AMBA es una sola región sanitaria. No hay forma de dividirnos y hacernos pelear», señaló.

En ese marco, el mandatario bonaerense se refirió también al tratamiento mediático de la pandemia, en especial en la prensa opositora, que busca restar valor al trabajo de gestión del gobierno. «Es trágico cómo titulan algunos medios. Cuando la economía cae en alguna parte del mundo, es por la pandemia. Cuando cae en Argentina, es la cuarentena. Se nota mucho. Sé que el ánimo de todos nosotros a veces flaquea. Pero hay que recalcar y valorar lo que hicimos, las miles de vidas que se salvaron».

El gobernador se refirió también al fortalecimiento del sistema de salud pública en los últimos meses y remarcó que hasta el año pasado había 883 camas de terapia intensiva en la provincia de Buenos Aires, y hoy hay 1979 camas. «Si no hubiéramos ampliado de esa manera, hoy estaríamos desbordados. Si no contábamos con el tiempo, esto era imposible. Fortalecimos un sistema que estaba muy débil. Fue también por el trabajo unido de oficialismo y oposición, junto al esfuerzo de los 17 millones de bonaerenses», señaló.

«Esto no es para meter miedo, es para generar conciencia. No tenemos que esperar a que pasen cosas trágicas para hacer lo que debemos. A pesar de las diferencias que nos separan, hoy nos hemos podido dedicar sencillamente a cuidar la salud. No traten de politizar la pandemia, porque estamos trabajando para que no se generen problemas gravísimos», concluyó Kicillof.

Por su parte, Horacio Rodríguez Larreta ratificó el esquema de funcionamiento de la cuarentena en territorio porteño y también llamó a mantener el esfuerzo ciudadano. «Lo mejor que podemos hacer es trabajar en conjunto. Tenemos 1.100 casos por día, es un nivel de casos estabilizado pero alto. Tenemos la tasa de contagiosidad de 1,03. Debemos esforzarnos para llegar a 1», manifestó sobre el estado actual de contagios en la CABA.

«No tenemos un conocimiento científico, lo que sí tenemos es la experiencia de otras ciudades del mundo, de sus aciertos, de sus errores. Hoy, en la ciudad de Buenos Aires podemos ver tres realidades diferentes. Tuvimos un brote muy fuerte en el barro 31 y después se fue trasladando a los barrios de la ciudad», agregó.

El jefe de Gobierno porteño hizo mención especial a las organizaciones sociales que aportan a diario con el trabajo voluntario de prevención en los barrios de la periferia de CABA. «Quiero reconocer a las organizaciones sociales que nos dieron una mano enorme, con muchos voluntarios», expresó Larreta.