El presidente Alberto Fernández se reunió este jueves con el gobernador bonaerense y el jefe de gobierno porteño para analizar los pasos a seguir en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA), epicentro de la pandemia en Argentina, donde la cuarentena se extenderá durante al menos dos semanas más. El anuncio oficial será este viernes.

Previo al encuentro con los jefes de gobierno, el presidente y el ministro de Salud, Ginés González García, estuvieron reunidos con Javier Farina, Ángela Gentile, Pedro Cahn, Eduardo López, Gustavo Lopardo y Florencia Cahn, el equipo de especialistas en infectología que los viene asesorando. Según se detalló, en el encuentro, que duró más de dos horas, se analizaron los números de los últimos días respecto de la ocupación de camas y particularmente las tasas de contagio y de mortalidad.

Los especialistas fueron los primeros que marcaron la cancha y pidieron tener «cautela» con las aperturas, para no generar un colapso en el sistema sanitario. «Consideramos que el sistema de salud está cerca de la saturación. Hay que considerar tomar medidas más restrictivas», manifestó Farina tras el encuentro.

En Argentina se registraron, hasta el 29 de junio, unos 37.069 casos, números que preocupan al presidente y a su comité asesor. «Nos ha ido relativamente bien con la pandemia porque no tenemos que lamentar tantas víctimas. Pero tenemos que ponernos firmes porque no está funcionando esto», aseguró el jefe de Estado en Radio Con Vos este jueves por la mañana.

En ese sentido, advirtió que «es muy posible que la curva vuelva a tender a bajar y después a subir», lo que «tiene que ver con la gente en la calle, encontrándose. No es otra cosa». «Tenemos que darnos cuenta de que tenemos un problema y que no podemos dejar que avance. Si haciendo esto el crecimiento fue así, entonces tenemos que hacer otra cosa. Buscamos todos que los contagios cedan», reiteró.

La postura terminó de sellarse tras las dos reuniones del día. «Los números no cierran», advirtió el presidente. Los tres funcionarios, a solas, pusieron el foco en una nueva etapa que vendrá. Si bien no habrá novedades en cuanto a nuevas aperturas -un pedido en el que Rodriguez Larreta insistía-, se puso el foco en seguir con el mismo camino, incrementando controles y haciendo hincapié en las responsabilidades individuales. Los especialistas resaltaron que el aumento de casos fue de la mano con el incremento de reuniones sociales.

La posición de Kicillof fue la misma: pidió continuar en «una cuarentena intermitente», acuerdo al que llegó tras una reunión con los intendentes e intendentas del AMBA, con quienes tuvo una videoconferencia. «Tenemos que seguir poniendo todos los esfuerzos en evitar la saturación del sistema y la propagación del virus», manifestó.

Ayer, Kicillof y Rodriguez Larreta mantuvieron su propio encuentro en La Plata. Si bien manifestaron algunas diferencias en cuanto a la apertura de actividades, ambos coincidieron en seguir «coordinando» las medidas de provincia y CABA. «Es muy difícil pensar que se puede hacer en el conurbano algo distinto a lo que se haga en la ciudad con estos niveles de contagio», sostuvo el gobernador bonaerense.