El oficialismo bonaerense no pudo alcanzar consenso para tratar el pedido de autorización para tomar deuda del gobernador Axel Kicillof, y la discusión se trasladará a la Comisión de Presupuesto. En la sesión en que estaba previsto discutir los proyectos se trabajó con otro temario, aunque hubo fuertes cruces entre los dos bloques mayoritarios por el bloqueo a la iniciativa. 

El pedido para tomar deuda del Ejecutivo contempla unos 28.000 millones de pesos para afrontar pago a proveedores y emitir letras del Tesoro, y otros 500 millones de dólares con organismos internacionales de crédito. Según explicó el ministro de Economía bonaerense, Pablo López, visión que compartieron los diputados oficialistas en la sesión virtual de este jueves, el financiamiento apunta a seguir sumando recursos para hacer frente a las necesidades que surgen en el marco de la pandemia y la asistencia a municipios. 

Sin embargo, desde la oposición apuntaron a los artículos 2 y 3 del proyecto, que son los que contemplan el endeudamiento con organismos internacionales y la posibilidad de reasignar partidas de préstamos sin ejecución. Además, uno de los ejes más repetidos en el recinto fue la falta de información acerca del destino de esos recursos. 

«Los diputados y diputadas de Juntos por el Cambio hacen mucho énfasis en el tema de la información. No dudo de la voluntad de diálogo y consenso que tienen, pero lamento que cada vez que existe una posición de acercamiento sobre las demandas genuinas que pueda tener un espacio político corran el arco», cuestionó el titular del bloque del Frente de Todos, Facundo Tignanelli, para quien las negociaciones estaban avanzadas y «cada vez que parece que se está por cerrar la posibilidad de darle tratamiento, la cosa se traba». 

«Les recuerdo que cuando fueron oficialismo nunca pasaron por la Comisión de Presupuesto un endeudamiento. Dicen que es necesario poder fundarse en un presupuesto para saber cómo se gasta: les recuerdo que Axel asumió y no habían presentado Ley de Presupuesto, que era responsabilidad de ustedes; no fueron capaces ni de preparar una Ley de Presupuesto», manifestó ante el reclamo de la oposición. 

«Cuando hablamos de endeudamiento tenemos que ser claros, estamos hablando de recursos que va a tomar la provincia para pagar deuda, para llevar adelante obras, entre otras cosas, que los vecinos de la provincia van a pagar con su propio esfuerzo, y por eso hay que ser serios en el tratamiento de un endeudamiento», afirmó, por su parte, el legislador de Juntos por el Cambio, Maximiliano Abad, y agregó: «Faltan datos, no tenemos presupuesto, no tenemos datos de la ejecución presupuestaria». 

«Discutir este tema en la comisión pero con la información, si no es muy difícil. Queremos saber a dónde van a estar destinados los 500 millones de dólares con organismos internacionales», sumó el opositor Daniel Lipovetzky. 

Juan Pablo de Jesús, del Frente de Todos, también recordó que en 2016, cuando asumió como gobernadora María Eugenia Vidal, «la Legislatura le dio autorizaciones de endeudamiento a la provincia por la suma de 4.901 millones de dólares al cambio de ese momento, de los cuales 3.000 millones fueron colocados en el mercado internacional con tasas que iban desde 5,75% al 9,12% de interés anual en dólares», y añadió: «En este proyecto estamos hablando de cifras que van de 20.000 millones de pesos para afrontar deudas con proveedores, 8.000 millones de letras a corto plazo y 500 millones de dólares con organismos internacionales de crédito con tasas que rondan el 2% anual».