El gobierno nacional presentó este mediodía la nueva etapa del programa de Asistencia al Trabajo y la Producción (ATP), destinado a auxiliar a las empresas afectadas por la pandemia de covid-19. El presidente Alberto Fernández dio desde la residencia de Olivos los detalles de la medida a través de una teleconferencia junto con su gabinete económico y sindicalistas (CGT y CTA) y empresarios pymes. Allí planteó: «Mi mayor compromiso es con la industria nacional, con el pequeño y mediano empresario, y con los trabajadores».

El ATP 4 –ya que es el cuarto mes en el que el Estado paga la mitad de los salarios de los trabajadores privados–, correspondiente a julio y a pagarse en agosto, no prevé distinciones por tamaño de las empresas ni por sus regiones, es decir, abarcará a las empresas de todo el país. Según detalló Kulfas, el Estado pagará hasta 1,5 salario mínimo vital y móvil (25.312 pesos) por empleado a las empresas cuya facturación de junio de 2020 haya caído frente al mismo mes de 2019.

«Después de la pandemia tenemos una oportunidad única de construir otro país, más igualitario, más justo», afirmó Fernández. «Desde el día cero sabíamos que cuando disponíamos una cuarentena íbamos a poner en crisis la producción y el trabajo. Por eso desde la hora cero supimos que teníamos que hacer una inversión para garantizar la continuidad de las empresas y el empleo», amplió el mandatario.

Fernández convocó a las centrales sindicales y las pymes a ser ejes centrales del plan económico que permita apuntalar la recuperación una vez superado el peor periodo de la pandemia. «Mi mayor compromiso es con la industria nacional, con el pequeño y mediano empresario, con los trabajadores indefectiblemente, nadie que sea peronista y se jacte de ser tal cosa puede dejar de pensar en el que trabaja, esa es nuestra razón de ser. En el tiempo que se viene necesito que todas esas fuerzas se mancomunen en construir la Argentina», sostuvo.

De cara a lo que viene, adelantó que junto con su gabinete económico planean una serie de medidas que anunciará la semana próxima. «Son más de sesenta medidas que tienden a construir un futuro más definido, para empezar a trabajar saliendo de esta crisis que la pandemia nos impuso. Necesito que lo hagamos entre todos», reforzó.

También se refirió a quienes en los últimos días criticaron su gestión. «Para muchos que andan ahí renegando que uno no tiene plan, esto [por el ATP] lo planificamos desde el primer día, porque era una preocupación nuestra. Así llegamos a este aporte». En esa línea, apuntó a la herencia económica y social que dejó el gobierno de Mauricio Macri: «Hemos vivido pandemias sin virus, hubo otras pandemias que vivió la Argentina sin que ningún virus haya pasado, esas pandemias arrasaron a más de 20.000 pymes en cuatro años y rompieron un montón de trabajo industrial».

De la videoconferencia participaron los ministros Matías Kulfas (Desarrollo Productivo), Claudio Moroni (Trabajo), Mercedes Marcó del Pont (titular de AFIP) y Cecilia Todesca (vicejefa de Gabinete). Por los sindicatos, el cosecretario de la CGT, Héctor Daer, y el secretario general de la CTA, Hugo Yasky. Por las pymes, representantes de Cgera, IPA, Fecoba, la Mesa de Unidad Pyme, Fehgra, entre otras.

«En esta situación tan difícil, tenemos la posibilidad de que un gobierno tome la iniciativa de las ATP, son una forma de sostener el empleo y la industria nacional», destacó Yasky, quien remarcó que la alianza entre los empresarios pymes y los trabajadores «tiene que ser la imagen de la Argentina a recuperar». Daer, en tanto, subrayó que «en ningún lado existieron parámetros de protección [al trabajo] tan firmes como los de nuestro país».

Por el lado de los empresarios pymes, Marcelo Fernández, presidente de la Confederación General Empresaria de la República Argentina (Cgera) valoró que el ATP «es una medida muy buena para contener la situación laboral y para poder pagar los sueldos en tiempo y forma».