La presentación de la rendición de cuentas de 2019 por parte de la gestión de Julio Garro dejó fuertes críticas del bloque del Frente de Todos en el Concejo Deliberante platense. Tras la maratónica sesión del último miércoles, los concejales del bloque opositor señalaron con preocupación los inmensos porcentajes de subejecución dentro del presupuesto, en especial en áreas de suma delicadeza dentro de la estructura comunal.

Entre los puntos más delicados se destaca la quita y el redireccionamiento de fondos dentro de áreas clave como Salud, Desarrollo Social y Seguridad, tres carteras fundamentales frente al grave deterioro de las condiciones de vida que ha sido denunciado en los múltiples barrios de la periferia. Solo de estos tres sectores, quedaron sin invertir más de mil millones de pesos.

«Básicamente, desde el bloque del Frente de Todos consideramos que la rendición de gastos fue inaceptable. Por un lado, fue entregada sin cumplir los parámetros que se deben cumplir. Los concejales y concejalas deberíamos tener al menos tres meses antes la presentación de gastos, en detalle. Nada de eso sucedió. Por otro lado, lo que indignó al bloque es que, si bien hubo una recaudación mayor de la que estaba proyectada, hubo una transferencia de fondos entre secretarías que fue, como mínimo, llamativa», dijo a Contexto la concejal Yanina Lamberti.

Cabe recordar que el presupuesto pautado para el año 2019 fue de más de 10.600 millones de pesos. De ese total, Salud no utilizó el 63,5% de los recursos presupuestados (236 millones de pesos); Desarrollo Social, el 63.7% (153 millones); y Seguridad y Justicia, el 40% (679 millones).

En el Centro Integral de la Mujer –espacio pensado como política fundamental para la contención en casos de violencia de género–, solo se ejecutó el 1%, lo que representa 59 millones de pesos menos. En el mantenimiento de Centros de Atención Primaria en salud (CAP) se ejecutó solo el 5,58% del presupuesto, equivalente a una quita de 36 millones de pesos.

En contraposición, también fue motivo de crítica la sobreejecución que sí se observó en otras áreas de menor jerarquía. Según informaron desde el bloque, en la Secretaría de Espacios Públicos y Gestión Ambiental se ejecutó un 38% más de lo presupuestado, con un incremento de la actividad central de la Secretaría cercano al 100%. A su vez, el área de Barrido, Recolección y Disposición Final de Residuos tuvo un incremento del 26% (287 millones más); Alumbrado Público, uno del 118% (387 millones más), y el Bioparque, uno de 800% (54 millones más).

«Una de las secretarías que más creció fue la Secretaría de Gobierno, con más de 400 millones de pesos de inversión. En una parte que intentaron justificar con ‘los llamados a la Línea 147’. No tenemos tampoco capacidad de ver las facturas. Hemos presentado más de setenta pedidos de informe para que se expliquen esos desvíos», dijo Lamberti, y agregó: «Más allá de esto, lo que llama la atención es lo conceptual: en un contexto donde tenemos más del 35% de pobreza a fines de 2019, una inflación del 54%, se dan el lujo de subejecutar en áreas de alta delicadeza».