El 8 de julio del 2017 María Emma Córdoba fue abusada y asesinada en su casa en Ensenada, cuando estudiaba junto con su amiga, Ana Laura González, que a tres años del ataque pide ser particular damnificada y que se ratifique la fecha del juicio fijada para el 20 de agosto.

«Logramos el adelantamiento del juicio a instancias de varias presentaciones que hemos formulado ante el TOC N° 5 que había determinado como fecha de juicio 2021, casi a mediados de año, y logramos el adelantamiento a agosto”, explicó a Contexto Jerónimo Guerrero Iraola, abogado de Ana Laura.

En este contexto Ana Laura solicitó ser considerada como particular damnificada el 16 de marzo de 2020, cuatro días antes de que se decrete el Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio. “Desde esa fecha no tenemos novedades respecto de: a) si se va a sustanciar el juicio en la fecha indicada, prevista para agosto, osea en unos días; b) si vamos a ser tenidos como particular damnificados en el proceso”, explicó el abogado.

Ana Laura explicó a Contexto que quiere “ser parte activa en el juicio”. “Si bien soy consciente de que mi declaración es fundamental para todo esto me gustaría que mi rol en el debate oral sea más activo”, destacó.

Vale destacar que luego del ataque, a la joven se le propuso presentarse como particular damnificada, pero al no sentirse “con la fuerza suficiente”, dado todo lo que había vivido, decidió rechazar esta posibilidad. Sin embargo, luego de un largo proceso, hoy entiende que quiere asumir ese rol.

“Luego de estos tres años de lucha que vengo llevando, en los que Jero me viene acompañando todo el tiempo, creo que fueron fundamentales para juntar la fuerza y la valentía como para poder hacer este esfuerzo y poder formar parte activa del juicio”, explicó.

“Si bien sé que no son los tiempos que maneja la justicia, espero que lo pueden tomar en cuenta y que me acepten”, indicó. 

Los hechos

Los hechos se dieron en julio de 2017. Emma, estudiante de Medicina en la Universidad Nacional de La Plata, se encontraba estudiando en su domicilio junto con Ana Laura. Al abrir la puerta para dejar entrar a su mascota, Ariel Osvaldo Baéz, su vecino, ingresó a punta de pistola. Allí las golpeó, maniató, violó, apuñaló y, para intentar borrar las pruebas, intentó incendiar la casa. Emma falleció horas después, pero Ana Laura sobrevivió y logró identificarlo.

A Ariel Osvaldo Báez se le adjudican los delitos de «privación ilegal de la libertad agravada, abuso sexual gravemente ultrajante agravado por el empleo de arma, abuso sexual con acceso carnal agravado por el empleo de arma, tentativa de homicidio doblemente agravado, homicidio doblemente agravado con ensañamiento mediando violencia de género, hurto y tenencia de estupefacientes para la venta». Con las pruebas que lo involucran y el testimonio de Ana Laura, todo indica que obtendrá cadena perpetua.

Si sos o fuiste víctima de violencia de género, o conocés algún caso, comunicate de manera gratuita las 24 horas a la línea telefónica n° 144; o acercate a la comisaría de la mujer o a la fiscalía en turno de tu ciudad.