En el marco de la emergencia sanitaria, el mandatario bonaerense Axel Kicillof inauguró este jueves cinco centros de atención primaria de la salud (CAP) en Almirante Brown, distrito gobernado por Mariano Cascallares.

Según se informó de manera oficial, las obras, paralizadas en 2019, fueron concluidas por el Ministerio de Infraestructura y Servicios Públicos de la provincia de Buenos Aires con una inversión de 80.779.468 pesos. De los cinco CAP, dos se construyeron en barrios donde no había centros de salud, y en los tres restantes los edificios nuevos reemplazaron a antiguas salitas con muchas menos prestaciones y servicios, precisaron.

«Cada uno de estos cinco centros de salud les permite a los vecinos y vecinas acceder a consultorios con médicos y especialistas. Creemos que la atención sanitaria tiene que ser con médico de familia y asesoramiento permanente», destacó el gobernador.

En un contexto de emergencia, Kicillof ponderó las obras. «Estamos afrontando este problema sanitario con instalaciones como estas, que van a quedar de forma permanente y que les van a cambiar la vida a sus trabajadores. Además, quienes se atienden ganan el derecho a una salud más digna», aseguró el mandatario. «Es una etapa donde dependemos mucho de que se entienda que tenemos que seguir cuidándonos. La tarea de cuidar la salud es permanente».

Por su parte, Cascallares destacó que con la apertura de los CAP se está «brindando un mejor servicio de salud en atención primaria, con edificios acordes a las necesidades de nuestros vecinos. Junto con dos hospitales provinciales y el hospital modular de Longchamps, tendremos un sistema de salud acorde para atravesar una pandemia tan importante».

Este jueves, el ministro de Salud bonaerense, Daniel Gollán, se refirió a la cuarentena y aseguró que «casi con seguridad vamos a tener que ir a otra etapa de endurecimiento si siguen aumentando los casos» de covid-19. «El leitmotiv de un virus es reproducirse; mientras no haya vacuna, se va a reproducir», destacó. «En el AMBA tenemos un aumento de los casos preocupante, y sin la vuelta a Fase 1 hubiesen habido muchos más casos», agregó.

El ministro destacó que a pesar del crecimiento de los contagios hay menos personas que requieren internación. «Tenemos mil camas en el interior de la provincia, que está con una ocupación del 35%», explicó, al tiempo que detalló que «en el AMBA tenemos una ocupación del 60 o 61%, pero varía todos los días». En este marco, advirtió que no se va a esperar a que haya una ocupación del 90% de las camas para el endurecimiento. «Con una cifra bastante menor, vamos a volver a las restricciones», enfatizó.