El Frente de Todos le pidió al gobierno de Julio Garro los medios e insumos necesarios para que pueda funcionar de forma remota la atención psicológica en los Centros de Atención Primaria (CAP) mientras dure el aislamiento social.

La concejala que promovió el proyecto de resolución, Yanina Lamberti, denunció el desmantelamiento de los CAP y reclamó que los consultorios tengan el equipamiento adecuado para ajustarse al actual contexto de emergencia sanitaria para que las y los pacientes puedan proseguir sus tratamientos.

«Muchos Centros de Atención Primaria en Salud no cuentan con los insumos básicos para poder garantizar la atención psicológica remota, no disponiendo de lugares específicos para la atención telefónica dentro del CAP y/o teléfonos que funcionen con tal fin, para poder responder a las demandas de atención y realizar las llamadas sin obstaculizar el resto de las actividades del centro de atención», advirtió el bloque opositor. «Es por eso que se presenta este pedido de resolución, solicitando que en cada CAP de la ciudad se arbitren los medios para adaptar el consultorio psicológico a esta nueva situación y que puedan continuar desarrollándose los tratamientos».

El proyecto señaló que, frente al impacto psicológico que provocó en la población el aislamiento, los vecinos demandan las terapias de salud mental. «Esta situación ha golpeado diversos sectores, y se ha manifestado, entre otras cosas, en un incremento en el padecimiento subjetivo de la pandemia, manifestado en sentimientos de angustia, irritabilidad, depresión y enojo, entre otros».

«Nos parece fundamental entender y trabajar en pos de diagramar políticas públicas en salud mental acordes a las necesidades de la comunidad y del contexto en el que estamos inmersos», sostuvo la concejala Yanina Lamberti. Y agregó: «Nos preocupa la situación de vaciamiento de las salitas de salud en la ciudad. La función que cumplen es importantísima, ya que allí se accede al sistema y se trabaja en la detección temprana y prevención. La falta de previsión y adaptabilidad a este nuevo contexto de pandemia por parte del municipio deja sin este derecho a gran parte de la población».

«El acceso a la salud mental es un derecho humano consagrado y reconocido que el Estado en cada una de sus instancias debería garantizar. Por ello es que observamos con preocupación el vaciamiento en lo referido a las políticas y los insumos que el municipio de La Plata debería contemplar para atender esta demanda creciente en un contexto tan complejo como es el de la pandemia», concluyó la concejala.

Acompañaron con su firma los concejales Ariel Archanco, Ana Castagneto, Cristian Vander, Victoria Tolosa Paz, Guillermo Cara, Facundo Albini, Virginia Rodríguez, Norberto Gómez y Sabrina Bastida.