Vecinos y vecinas en conjunto con organizaciones sociales de la ciudad de La Plata se movilizaron este jueves a EDELAP para exigirle a la empresa prestadora del suministro eléctrico que normalice el servicio ante los reiterados cortes que golpean principalmente a las localidades y barrios de la periferia platense. Asimismo, cargaron duro contra el intendente, Julio Garro, por no intervenir en el conflicto.

Cristobal «Toto» Marcioni, referente de Justicia y Libertad, explicó a este medio que la protesta fue «para que EDELAP entienda que no se puede seguir viviendo así», y destacó que en la mayoría de los barrios «hay cortes de luz periódicos, todos los días, y baja tensión que provoca la quema de artefactos que después es imposible reclamar».

Según advirtieron las organizaciones convocantes, en los últimos días registraron cortes en La Bajada, que limita con La Unión y El Mercadito, Altos de San Lorenzo y Villa Elvira, al igual que en el oeste platense, que tendrían que ver con la explosión de transformadores que dejan barrios enteros sin luz en pleno invierno.

«La interrupción reiterada del servicio complica seriamente la vida de quienes habitan en la periferia de la capital bonaerense, que a duras penas sobreviven en medio de la cuarentena. Cuando no hay electricidad en muchas zonas luego falta el agua, dificultando la posibilidad de mantener la higiene necesaria en este contexto. Además, en pleno invierno impide el funcionamiento de las estufas eléctricas, los respiradores y otros asistentes electrónicos de salud», manifestaron a través de un comunicado.

«En esta pandemia, no solo se necesita la luz. También se necesita el funcionamiento del agua, que, producto de estos cortes donde los barrios tienen bombas, terminamos sin luz y sin agua en casi todos los barrios de la periferia», explicó a Contexto Ángel Ibáñez, referente de la Corriente Nacional Surge.

Las organizaciones destacan que, a pesar de las grandes ganancias, la inversión en los barrios populares es nula. «Son empresas que los cuatro años de gobierno anterior se han llenado de plata a costa de la falta de inversión», resaltó.

Vale destacar que bajo la gestión de Mauricio Macri y María Eugenia Vidal los tarifazos de luz alcanzaron un 3.600%, siendo el empresario Rogelio Pagano, titular de DESA, el principal beneficiado. Este grupo económico maneja el monopolio del suministro eléctrico en la provincia de Buenos Aires, siendo EDELAP una de sus empresas, responsable de reiterados cortes en la ciudad y de un masivo apagón que hace un año dejó miles de platenses sin luz durante días.

En este marco, mientras piden al Organismo de Control de la Energía Eléctrica de la provincia de Buenos Aires (OCEBA) que acompañe el reclamo, las organizaciones también exigen que Julio Garro interceda en el conflicto. «Lamentamos que el intendente de la ciudad no esté reclamando un mejor servicio para la población platense. Él tendría que gobernar para toda la población, pero está claro que son socios», apuntó el referente de Surge.