El Índice de Precios al Consumidor subió un 2,2% en junio, según informó este miércoles el INDEC, y se ubicó tercero en relación con los meses previos, detrás del pico de 3,3% de marzo y 2,3% de enero. De esta forma, en la primera mitad del año la inflación fue del 13,6% (la más baja desde el primer semestre de 2017) y desde junio de 2019 registró un incremento interanual del 42,8%. 

La suba se produjo en el mes de mayor relajación en los controles a la circulación en el marco de la pandemia, y los rubros que tuvieron mayores aumentos fueron los que se incluyeron en esa fase del aislamiento, liderados por Prendas de vestir y calzado, que tuvo un aumento del 6,6%. Esta suba fue la que mayor incidencia tuvo en el promedio general de casi todas las regiones, y fue también la que explicó en mayor medida el incremento de bienes y servicios Estacionales (4,8%).

Detrás del rubro textil se ubicó Recreación y cultura, con un 4,2%. Según el INDEC, «las subas que se registraron en electrodomésticos, equipos de telefonía y otros equipos durables incidieron en los incrementos que se observaron en las divisiones Recreación y cultura (4,2 por ciento), en Equipamiento y mantenimiento del hogar (4,1 por ciento) y en menor medida en Comunicación (0,4 por ciento)». 

Del otro lado de la tabla, los que menores incrementos registraron fueron Educación (0,4%) y Otros bienes y servicios, que incluye establecimientos cuidado personal, peluquerías, entre otros servicios (0,3%). 

«Alimentos y bebidas no alcohólicas mostró una variación de 1 por ciento, donde las subas observadas en Pan y cereales, Café, té, yerba y cacao, y Verduras, tubérculos y legumbres fueron compensadas por aumentos más moderados, e incluso bajas, en el resto de las clases que componen la división», indicó el organismo sobre uno de los rubros más sensibles del registro.

Asimismo, el informe destaca que durante el mes de junio la cantidad de precios relevados fue mayor a la de mayo. En este punto es importante destacar que el marco de las restricciones para la circulación y el cese de algunas actividades no esenciales obligó a una adecuación metodológica, en la cual a algunos de esos rubros que no pueden ser relevados se les asigna el aumento del promedio general. En este caso, el único sector al que se le imputó el nivel general de 2,2% fue el de Restaurantes y hoteles, ya que la mayoría de los establecimientos permanecen cerrados.