En la recta final de la «cuarentena estricta» y con la proyección puesta en la etapa siguiente, el gobierno de la provincia de Buenos Aires comienza a planificar los principales puntos de atención de cara al escenario que se viene para el territorio bonaerense. Axel Kicillof inició las discusiones con el abanico del sindicalismo argentino, con el que ayer mantuvo una videoconferencia para analizar las posibles líneas de acción.

La gestión bonaerense comenzó a enviar esta semana los primeros gestos de proyección hacia las políticas pospandemia, escenario que será de fuertes desafíos para el gobierno debido a las consecuencias sociales, laborales y económicas que dejará como resultado la cuarentena. La reunión del lunes de Kicillof con el intendente de CABA, Horacio Rodríguez Larreta, fue el primer paso para evaluar el rumbo a seguir en el AMBA, bajo una posible reapertura progresiva de actividades.

En ese sentido, la charla virtual que el gobernador mantuvo ayer convocó a una decena de referentes sindicales, entre los que se ubicaron Héctor Daer (cotitular de la CGT), Hugo y Pablo Moyano (Camioneros), Gerardo Martínez (UOCRA), Antonio Caló (UOM), Sergio Palazzo (Asociación Bancaria), Ricardo Pignanelli (SMATA), Ricardo Peidró (líder de la CTA Autónoma), Hugo Yasky (titular de la CTA de los Trabajadores), Hugo «Cachorro» Godoy (ATE), Roberto Baradel (SUTEBA), Juan Pablo Brey (aeronavegantes) y Pablo Biró (pilotos), entre otros.

«Es comprensible y compartimos la angustia y preocupación que sienten los trabajadores ante la situación que estamos atravesando. Vamos a trabajar todos juntos para que los efectos económicos y productivos de la pandemia tengan el menor impacto posible en los trabajadores de la provincia», expresó el gobernador, según consignaron los comunicados oficiales. Durante la conferencia, Kicillof fue acompañado por el jefe de Gabinete bonaerense, Carlos Bianco; la ministra de Trabajo, Mara Ruiz Malec; el ministro de Producción, Ciencia e Innovación Tecnológica, Augusto Costa; el ministro de Desarrollo Agrario, Javier Rodríguez; el titular de ARBA, Cristian Girard, y el presidente del Banco Provincia, Juan Cuattromo.

Los sindicalistas y el mandatario bonaerense comenzaron a trazar mapas de nuevos protocolos de seguridad para cada rubro, en tanto se vayan suscitando las eventuales reaperturas que puedan pautarse en las actividades productivas.

«Astillero Río Santiago, la producción naval, la reactivación de los puertos, la industria pesquera. Son áreas muy importantes donde el Estado está en condiciones de actuar. La producción de alimentos, la agricultura familiar, los pequeños productores, también son lugares donde el Estado está en muy buenas condiciones para tener un rol activo», dijo el referente del gremio de estatales ATE, Hugo «Cachorro» Godoy, en diálogo con Contexto, previo a concretarse la reunión virtual.

El referente de la CTA, Hugo Yasky, puso el foco en los sectores más vulnerables de la población bonaerense. «Tenemos que pensar en la crisis enorme que va a quedar luego del aislamiento al que nos obligó la pandemia. Hay una enorme preocupación por lo que viene y necesitamos discutir las políticas en el conglomerado del Gran Buenos Aires, donde están las barriadas populares tan castigadas por la crisis. Necesitamos poder definir criterios y medidas de cara al futuro que se viene», dijo Yasky en comunicación con Contexto.

«Me parece destacable esta convocatoria. Nos parece, dada la gravedad de la situación, que es necesario reforzar las instancias de diálogo. El gobierno tiene que fortalecer los canales de diálogo con los representantes del trabajo. En ese sentido, particularmente la pequeña y mediana empresa sigue estando pendiente, salvo excepciones. Si el gobernador avanza en esta dirección, creo que sería positivo», agregó por su parte Godoy.