Tras cuatro largos meses de intentar concretar la reincorporación de los 47 trabajadores de la línea de atención 147, el sector gremial decidió formalizar una denuncia contra el intendente de La Plata, Julio Garro, en nombre del tendal de irregularidades e incumplimientos cometidos por el jefe comunal de Cambiemos. Entre las causas en torno a los despidos, figuran actos tales como «abuso de autoridad, estafa procesal, desobediencia, incumplimiento de deberes de funcionario público y falsificación ideológica del instrumento público».

La presentación legal fue realizada esta semana desde el Sindicato de Obreros y Empleados Municipales de La Plata (SOEMLP), sector que insistió en los últimos meses en la reincorporación a sus puestos de los trabajadores que el intendente platense decidió despedir en pleno inicio de la cuarentena obligatoria por el avance de la covid-19. La causa ahora tramita en la Fiscalía N° 15 de La Plata.

«Esto es una lista larga de bochornos institucionales. Lo que ha hecho Julio Garro es insólito. No solo despidió de manera arbitraria en pleno contexto de cuarentena. También desestimó un fallo judicial para reincorporarlos y además falsificó un decreto para justificarlo», dijo a Contexto el apoderado legal de SOEMLP, Ricardo Bradley.

El conflicto se remonta al lapso entre el 20 y 24 de marzo, en simultáneo con el inicio mismo de la cuarentena. En el marco de la decisión del gobierno de la nación de aislar a la población de todo el país con excepción de quienes realizaban «actividades esenciales» –tal como quedó sellado en el Decreto 297/2020–, quedó en manos de cada distrito decidir de qué manera se replicaría esa dinámica en la Administración Pública municipal.

En el caso de La Plata, la gestión de Julio Garro no formalizó ningún documento que señalara quiénes deberían concurrir a sus puestos de trabajo y quiénes no. En ese sentido –y en un contexto de confusión e incertidumbre social–, el conjunto de trabajadores de la Línea 147 no concurrió a trabajar, hecho que la Comuna tomó como excusa para dejarlos sin empleo. «Nunca hubo una declaración que considerase al servicio del 147 como servicio esencial en el marco de la pandemia y por tanto exceptuado del Aislamiento Social Preventivo Obligatorio. Nunca hubo una comunicación informal ni muchos menos formal hacia los trabajadores sobre el deber de presentarse a trabajar», destacaron desde el sector gremial a través de un comunicado.

De inmediato, el gremio SOEMLP exigió retrotraer la situación al 19 de marzo, pero el Municipio no dio marcha atrás. Cabe destacar que, tras concretarse las cesantías, la intervención del Ministerio de Trabajo dictaminó la conciliación obligatoria, que luego fue desoída por la gestión municipal platense. Luego, el Tribunal de Trabajo N° 5, ya mediante un fallo judicial, ordenó que acate la conciliación y se pague el salario de los trabajadores hasta tanto se resuelva el conflicto. Esta medida también fue ignorada por la gestión de Julio Garro.

Ante las presiones de la Justicia para resolver el conflicto, Garro buscó justificar los despidos bajo el mentado Decreto Municipal 460/20, documento que fue presentado por el Municipio como la evidencia de que los trabajadores de la Línea 147 estaban incluidos dentro de las actividades esenciales. Según denuncian, este decreto no solo fue registrado «mucho tiempo después de que ocurrieran los despidos y de que el presidente Fernández anunciara el inicio del Aislamiento Social Preventivo Obligatorio», sino que fue «copiado del decreto presidencial 297/20 pero incurriendo en errores».

«El municipio manipuló las fechas del dictado y fecha de publicación del decreto municipal 460/20. El decreto tiene fecha de dictado el 20 de marzo, pero la fecha de publicación es del 11 de abril, según lo que dice el Boletín Oficial. Y uno se pone a leer el Decreto 460 y es una copia exacta del Decreto 297 del presidente Fernández, solo que le agregaron el servicio 147 como actividad esencial», estimó Bradley.

Según describe el representante legal, la maniobra fue «tan burda que quedó incluido en el decreto municipal la decisión del presidente de declarar asueto para los trabajadores de la Administración Pública nacional. Es decir, según el decreto, Garro estaría dándoles asueto a los empleados públicos nacionales», agregó el apoderado de SOEMLP. Cabe destacar que Garro fue favorecido por una presentación realizada ante el Juzgado Contencioso Administrativo N° 1 de La Plata, que falló a favor de la Municipalidad, en relación con los despidos, justamente gracias a la falsificación del decreto municipal 460/20.

La denuncia presentada es por los delitos de estafa procesal, falsificación de documento público, desobediencia por no acatar la conciliación obligatoria y ni el fallo del Tribunal de Trabajo Nº 5. «Estamos esperando la resolución definitiva del Tribunal de Trabajo y que aplique severas multas. También esperamos que el Ministerio de Trabajo y el Municipio platense finalmente logren concretar una instancia de diálogo», concluyó Bradley. Los trabajadores, mientras tanto, siguen sin poder retornar a sus puestos en pleno contexto de aislamiento.