Por Ramiro García Morete

“Hoy me siento de otro lugar…”. El día que se puso los auriculares en su habitación y apretó play “fue una revolución”. Fue un cd original, como se habituaba entonces, y con ese pequeño radiograbador que había pedido a su padre para un cumpleaños. Por entonces, recordará, esa era su “única ambición: eso y que me compraran un disco por mes”. En la casa de Los Hornos habían sonado vinilos de Gieco o Charly, pero luego llegaría la costumbre de esperar los martes de Much Music y adentrarse en ese universo que solían llamar “alternativo”: Cabezones, Catupecu, El Otro Yo.

Ya mudado a Parque Saavedra y cursando en la Media 13, tomaría algunas clases de guitarra clásica que hoy valora pero que entonces le parecían tediosas ante su deseo de tocar rock. Tanto que llegado al nuevo barrio iría solo a tocar a la plaza y de a poco el nuevo desconocido se vería rodeado de chicos y chicas. Al punto de que de ahí surgiría Generador Caos, en honor a esa experiencia esencial que había sido su amistad con Ezequiel. Compartiendo ratos de guitarra y tocar para no más que amigos, llamaban aquello “Caos íntimo” y de allí surgiría “Me quemo por dentro”. Claramente no imaginaría que quince años después sería grabada. Pero sí sabía que algo lo acompañaría por toda su vida.

Cuando le dio play -en ese rito de realmente escuchar música que repite hoy cada sábado en Tolosa- su vida cambiaría. “Yo quiero hacer esto, sentir esa energía”, pensó al escuchar el álbum debut de The Ramones. Luego se metería de lleno en la escena, tocando y yendo a ver. Un poco porque en el punk no suele distinguirse mucho el arriba y abajo. Otro poco porque siempre lo acompañó la certeza de solo subir a tocar si se tiene algo que decir.

Un par de años atrás, algunos malos momentos personales y otros sociales le dispararían la necesidad de grabar. Ya había quedado atrás la experiencia horror punk de Pudrite y parecía haberse alejado de la posibilidad. Pero con la invaluable ayuda del baterista José Coyette (Korso Gomes, El Sótano) registrarían canciones que recorren distintos subgéneros del punk de manera tan lograda que el EP devendría en banda. La canción escrita a los quince serviría para cerrar el material; la canción sobre fantasmas y tormentos mentales serviría para bautizar al grupo. Desde un hardcore agresivo al punk melódico, desde la denuncia social hasta las emociones personales, siempre con un sonido crudo y distorsionado. Los Espectros Salvajes es el nombre de este proyecto que reafirma a Dante Vera que ya sea tocando o escuchando, la música -y el punk ante todo- es su lugar.

“Para quien lo escucha si presta atención, las canciones no tienen mucha relación una con la otra -dice Vera en relación a la variedad-. No fue pensado como algo de banda. Entonces fue lo que yo tenía listo”.

Sin embargo el EP encuentra cohesión en el amplio lenguaje del punk y la convicción en él: “Para mí es como un legado. Está dentro de uno. Me gustaría aprender a tocar de otra manera pero no puedo. Lo tengo tan metido que me sale natural. Lo que me genera para mí en un punto es sentir que es la música más maravillosa jamás creada. Pocos acordes, un poco de actitud y animarse a decir algo. Yo sé que el mejor grupo por supuesto son los Beatles. Pero en mi mundo son los Ramones”.

Las canciones surgieron de distintas sensaciones. “Hay una que se llama espectros, hago alusión al suicidio. Es una metáfora de ciertos momentos difíciles de uno en los que no encontrás una manera de escapar… El track (“Cubrite”) surgió porque tenía la música hacía como cinco años y al prender la tele, veo una represión. Fue cuando se debatía la ley de reforma previsional. Acá tengo la letra, dije”.

Vera explica por qué había estado tanto tiempo sin tocar: “Sentí que no tenía nada para ofrecer, que valiera la pena. En ese sentido soy honesto. Tengo que tener algo para subir a un escenario y que alguien pague la entrada”. Del mismo modo -y nada menos que cuarentena de por medio- toma el futuro del proyecto. “Sí. Estaría bueno volver a tocar. Los Espectros Salvajes es una idea rara, una banda que está oculta y cada tanto sale a la luz”.

https://losespectrossalvajes.bandcamp.com/releases?fbclid=IwAR3Nj9sU-PLXnMBK-MCj1zwpX0nPpEI1n5r5BQq4IrhnWenVrBiPpw6mNGw