Este jueves, Susana «Pocha» Camiño, militante popular y referenta de Altos de San Lorenzo, denunció un hecho de violencia institucional por parte de la Policía bonaerense, quien atacó días atrás a su hijo y esta semana lo amenazó de muerte. «No puede ser que vengan, que te pisotean la cabeza y todo siga igual», destacó.

Según relató la mujer en diálogo con Contexto, hace unos veinte días el joven fue detenido en un control policial cuando circulaba con su moto sin el permiso correspondiente. Si bien no le retuvieron el vehículo, sí le sacaron la tarjeta verde, que pudo recuperar recién días después en la Comisaría 8va.

Luego del hecho, el joven decidió vender la moto y comprarle un auto a un vecino del lugar, que lo tenía en desuso. Tras una serie de arreglos, el hijo de Camiño pudo hacer andar el auto y el día 26 de junio salió de su casa, pero a las pocas cuadras fue interceptado por un grupo de jóvenes en 14 y 86 que le tiraron piedrazos al vehículo.

Según relató Camiño, cuando su hijo se bajó del auto para increparlos fue amenazado con armas blancas, por lo que decidió retroceder. Al subirse otra vez al coche «aparecen cuatro patrulleros, de muy mala manera lo hacen bajar del auto, le piden los documentos, le empiezan a pegar» a él y a un amigo que lo acompañaba, al cual «le pegan en la cara con el capó del auto». Asimismo, llegaron policías en moto que se sumaron a la golpiza. «Los molieron a palos», explicó Pocha, quien detalló que los dejaron allí y se llevaron el auto.

«Se fueron de todo margen de respeto, de cuidado, de ser lo que tienen que ser: servidores públicos. Se ve que a donde les enseñan a ser policía no les enseñan la Constitución», apuntó Camiño.

Mientras los jóvenes aún se recuperaban del hecho, este miércoles el hijo de Camiño recibió un nuevo ataque luego de realizar la denuncia por la golpiza. «Ayer a la mañana sucedió lo más terrible», destacó Pocha, quien al ser paciente de riesgo necesita la ayuda de su hijo en el marco de la pandemia. «Cuando viene a hacerme los mandados, llega desencajado, llorando, asustadísimo, y nos dice que cuando venía en bicicleta se le acercó un auto con vidrio polarizado que baja la ventanilla y un tipo con tapabocas que le cubría la mitad de la cara y una gorra (se le veían sólo los ojos) le dice ‘a vos te vamos a matar'».

Tras denunciar el hecho, la familia Camiño se encuentra con custodia. Sin embargo, piden que la situación vaya más allá y sean sancionados los efectivos. «No puede ser que vengan, que te pisotean la cabeza y todo siga igual», destacó. «Padecimos cuatro años una Policía mala, perversa, que salía a pegar y a matar. Ahora hay un nuevo gobierno, un ministro de Seguridad que quiere vender que hay una Policía bonaerense donde hay buenos servidores públicos, pero esta gente, este cáncer, que es corrupta, que es violenta y entorpece todo lo bueno que hace la otra gente, se tiene que terminar», pidió Camiño.