Luego de que este lunes un referente del Movimiento de Trabajadores Excluidos (MTE) fuera detenido en el marco de una protesta, las organizaciones sociales denunciaron «persecución» por parte de la gestión del intendente Julio Garro y advirtieron sobre las trabas que les impone a los cartoneros para poder trabajar. «Esto es la política del municipio, perseguir, denunciar y a través de eso que dejemos de organizarnos y reclamar», explicó a Contexto Rodrigo Bernales, el trabajador detenido este lunes.

El lunes se realizó una concentración frente a la sede de Control Ciudadano, que tiene como flamante responsable a Virginia Pérez Cattaneo, para exigir que se brinden garantías para poder trabajar, luego de que el organismo municipal decomisara una moto a un cartonero del barrio La Unión que circulaba con el correspondiente permiso de trabajador esencial. Según advirtieron desde el MTE en diálogo con este medio, se movilizaron también al Juzgado de Faltas para exigir la restitución del vehículo. Allí pidieron una audiencia con el juez a cargo, pero una discusión con personal de seguridad derivó en un forcejeo, la rotura de un vidrio del edificio público y la detención de uno de los manifestantes.

Este martes Garro se encargó de tildar de violentos a los manifestantes. «La violencia nunca es el camino. Repudio los incidentes provocados en el Juzgado de Faltas que causaron destrozos al patrimonio de todos los platenses», afirmó el mandatario.

Rodrigo Bernales es uno de los referentes de la organización cartonera y estuvo más de diez horas en la Comisaría 1ra de La Plata. «A mí me agarraron solo y sabían quién era, no fue al boleo», explicó a Contexto. «Me armaron una causa por daños calificados porque era un edificio público y amenazas, y yo no he hecho nada de eso», agregó el referente, y remarcó que «hay una situación de persecución, ya la venimos sufriendo y vemos que se incrementa ahora que hay una crisis tremenda».

El hecho y las declaraciones de Garro fueron repudiados por todo el arco de organizaciones sociales de La Plata. «Un constante accionar represivo y estigmatizador es lo que padecen, por parte de la gestión comunal, lxs trabajadorxs de la economía popular, fundamentalmente aquellxs que trabajan en la vía pública: carrerxs, feriantes, manterxs», manifestaron en un comunicado. «Represión y estigmatización que aumentan en este contexto de cuarentena por el COVID-19, ya que estas personas hace más de tres meses que no tienen ingresos básicos, más allá de los programas que se han lanzado a nivel nacional, y para las cuales el Municipio no tiene respuestas para llevar algo de alivio a cientos de familias de la Ciudad», agregaron.

El documento lleva la firma de numerosas organizaciones sociales y sindicales, entre ellas: Unión de Trabajadores de la Economía Popular (UTEP), Sindicato de Camioneros Conducción Nacional, Multisectorial Nacional 21F Región Capital, Suteba La Plata, CTA Frente Barrial, Patria Grande CTA Regional Sur, Movimiento Territorial Agustín Tosco, La Germán/La Barriada, Frente de Organizaciones en Lucha (FOL), Frente Popular Darío Santillán CN, Izquierda Latinoamericana Socialista e Igualdad Social. Asimismo, adhirió el bloque de concejales del Frente de Todos.

Cristian Medina, responsable de Barrios de Pie y uno de los referentes de la UTEP en la Región, consideró que «Garro y toda su gestión siguen mostrando su cara más represiva, incluso en estos momentos sensibles que estamos viviendo». «Hace cinco años gobierna con la nuca hacia los barrios populares, donde las problemáticas son agobiantes y solamente las redes comunitarias y solidarias que conformamos organizaciones sociales y territoriales dan algunas respuestas, pero necesitamos que de una vez por todas el Municipio se haga presente, y no solamente persiga y estigmatice a los trabajadores de la economía popular», reflexionó el dirigente social.