En busca de fortalecer la gestión, Kicillof recorrió el GBA

En el momento más tenso de lucha contra la covid-19, el gobernador recorrió ayer Merlo, Morón y La Matanza para monitorear las obras y medidas de gobierno locales. En el inicio de la etapa más delicada, se profundizan las políticas públicas en territorio bonaerense.

289

En pleno inicio de una nueva etapa de cuarentena más estricta, el gobierno de la provincia busca reforzar todo recurso posible no solo para priorizar el cuidado de la salud, sino para mantener en marcha la gestión en los sectores de mayor vulnerabilidad. Mientras la lucha contra la covid-19 sigue en marcha, el gobernador Axel Kicillof comenzó ayer a recorrer diferentes puntos del conurbano para fortalecer la presencia del Estado bonaerense.

«Es importante que los vecinos y vecinas de toda la provincia de Buenos Aires cuenten con centros médicos bien equipados y cercanos a su domicilio, porque es parte del derecho de acceso a la salud», fueron las palabras de Kicillof en su paso por la ciudad de Morón, primer escala tuvo durante la jornada. Allí, el mandatario asistió a la inauguración del Centro de Atención Primaria de la Salud (CAPS) Dr. Jorge Salinas, en Castelar Norte. Estuvieron presentes el intendente local, Lucas Ghi, el ministro de Salud bonaerense, Daniel Gollán, y el ministro de Infraestructura y Servicios Públicos, Agustín Simone. El CAPS está preparado para brindar servicio de enfermería, vacunación, farmacia y medicina general. En el mismo edificio también funcionará un centro de telemedicina que, coordinado entre Provincia y Municipio, realizará el seguimiento de pacientes con covid-19 y sus contactos estrechos.

«Esta obra es el resultado de la complementariedad de esfuerzos compartidos, que es la mejor señal que podemos darle a nuestra comunidad y la mejor estrategia de combatir al virus, porque no hay margen para la improvisación o las medidas aisladas», señaló Lucas Ghi.

Luego, el gobernador se hizo presente en el distrito lindero de Merlo, gobernado por Gustavo Menéndez, donde recorrió el despliegue de obra pública para el entubamiento del arroyo Las Víboras, del barrio El Cortijo. Según se estima, la obra evitará problemas como inundaciones, en una zona donde conviven unos 15.000 vecinos. «En el medio de la pandemia, estamos inaugurando una obra hidráulica que mejoró la calidad de vida del barrio y además le devolvió la capacidad de circulación para el transporte. Esto va a permitir también más actividad económica para quienes viven acá», dijo el gobernador.

La última escala fue en el distrito de La Matanza, también del oeste del conurbano, donde fue recibido por el intendente Fernando Espinoza para recorrer el Polideportivo Juan Domingo Perón. En ese predio se instaló un centro para pacientes que aguardan el resultado del test y que necesitan un espacio de aislamiento.

Los tres municipios incluidos ayer en el recorrido comprenden varias de las zonas de mayor complejidad social, sanitaria y económica del Gran Buenos Aires, y el trabajo de coordinación entre Provincia y los intendentes de cada distrito se vuelve un elemento crucial. El impacto tanto sanitario como económico de la pandemia tiene su cara más visible en el conurbano bonaerense, y la gestión de Kicillof necesita reforzar toda medida posible.