Antes de reunirse con el presidente en vísperas de lo que será el anuncio por la extensión de la cuarentena, el gobernador bonaerense, Axel Kicillof, llamó a la reflexión sobre el actual escenario y la pospandemia en un ciclo de conferencias organizado por el Ministerio de Producción, Ciencia y Tecnología.

Kicillof participó de la apertura del ciclo denominado «Escenarios Socio-productivos para la post pandemia en la provincia de Buenos Aires», que contó con la participación del ministro de Ciencia, Tecnología e Innovación de la nación, Roberto Salvarezza, el ministro de Producción, Ciencia e Innovación Tecnológica bonaerense, Augusto Costa, y la presidenta del Consejo Provincial de Coordinación con el Sistema Universitario y Científico de la provincia de Buenos Aires, Florencia Saintout.

Costa destacó que este ciclo es «una instancia fundamental de debate en estos momentos» que tendrá en las diferentes conferencias el foco en la ciencia, la tecnología, la producción y el desarrollo «para la construcción de una agenda pospandemia».

«Pensar en el escenario pospandemia para nosotros es urgente. Más allá de que estamos quizá en la fase más compleja desde que llegó el coronavirus al país. Celebramos tener una mirada a mediano-largo plazo en este contexto para delinear esta agenda futura», explicó en la apertura de la charla, y destacó cómo el sistema productivo, al igual que el científico, se puso a «dar soluciones» a situaciones que se generaron en este contexto.

«La ciencia, la tecnología y la producción en la provincia de Buenos Aires estuvieron a la altura de las circunstancias. En condiciones muy difíciles pero mostrando todo el potencial que tenemos», resaltó el ministro bonaerense, quien consideró que «esta crisis nos mostró la necesidad del trabajo coordinado entre los distintos sectores de la ciencia, tecnología y producción».

Por su parte, Salvarezza celebró el encuentro y destacó la incertidumbre que genera «esta situación inédita que vive el mundo y nuestro país, que por supuesto plantea escenarios que aún no están definidos». «Podemos hablar de distintas pospandemias, puede ser muy diferente si se logra una vacuna o tenemos medios terapéuticos definidos para trabajar sobre este virus, de si no podemos avanzar y tenemos que repetir estos circuitos de cuarentena, aislamiento, distanciamiento», advirtió.

«Trabajamos con escenarios con mucha incertidumbre, pero tenemos también en estos momentos lecciones aprendidas que son de mucha importancia», destacó Salvarezza, quien resaltó que «sea cual sea el escenario», poner el foco «en el mundo productivo, en la realidad socioeconómica de la Argentina, con una mirada del conocimiento, que lo da la Universidad, los organismos de ciencia y técnica, pero también los movimientos sociales, todos los actores que participan en la construcción de esta Argentina, es muy importante».

«Argentina tiene un sistema de ciencia y técnica, un sistema con más de medio centenar de universidades públicas y otras tantas de gestión privada; que cuenta con veinte organismos de ciencia y tecnología nacionales; con alrededor de unos 70.000 investigadores jornada completa; técnicos, becarios, científicos», enumeró el ministro, y consideró que se trata de «un sistema potente, el mejor de Latinoamérica». «Esa es la fortaleza que tenemos», destacó. «La pandemia también nos muestra que ese sistema sigue siendo capaz de responder», resaltó.

El ministro destacó que habrá una «redefinición de objetivos» para «trabajar con una mirada nueva con proyectos con misión, que deben establecerse con un objetivo muy claro […] El caso de la pandemia es un caso claro de trabajar en un proyecto con misión». En ese sentido, destacó que «los objetivos se cumplieron» con el desarrollo de nuevos métodos de diagnósticos, la creación de protocolos, la producción de respiradores, entre otros. «Trabajamos sobre la misión de dar respuesta en la pandemia», sostuvo. «En la pospandemia es donde quiero que trabajemos de manera conjunta a nivel nacional, a nivel provincial y a nivel municipal. Para eso es necesario definir primero cuáles son los objetivos, cómo vamos a responder a las necesidades productivas de la nación», concluyó.

Por su parte, Saintout resaltó la importancia del encuentro y remarcó el rol que cobró la Universidad en la provincia de Buenos Aires en el marco de la pandemia. «Han realizado todo tipo de actividades. Desde el frente pedagógico, sosteniendo las clases con 22.000 docentes y más de medio millón de estudiantes que cursan en este momento virtualmente. Además, se diseñaron plataformas virtuales para todo el sistema educativo y se capacitó en el orden pedagógico a la economía popular, a las pymes, a las cooperativas de comercio digital», explicó.

Por otra parte, puso el foco en las medidas sanitarias. «Las universidades produjeron todo tipo de insumos para que estén disponibles y sean accesibles en los centros de salud: alcohol en gel, ventiladores, respiradores, kits serológicos, dispositivos de seguimiento remoto de los pacientes», detalló.

La titular del Consejo Universitario hizo hincapié en los aportes de las diversas disciplinas y campos científicos. En ese sentido, afirmó que «trabajar en la búsqueda de una vacuna y todo tipo de estudios sobre el virus» es clave, tanto como los análisis económicos, políticos y culturales sobre el impacto social de la pandemia. A la vez, destacó los proyectos de extensión que han tenido una fuerte vinculación en el territorio.

«Esto es posible, por un lado, por las capacidades vigentes que las universidades y el sistema científico habían acumulado en el período 2003-2015, y, por otro, por la articulación con un gobierno popular, un gobierno antineoliberal que no se preguntó por qué tantas universidades», sostuvo en referencia a los dichos de Mauricio Macri. «Un gobierno popular que entiende que la ciencia y la Universidad es un derecho y que no es un derecho que solo implica el acceso; hablar del derecho que tiene un pueblo, que tiene una provincia, a usufructuar, a usar, a gozar los conocimientos y los bienes que allí se producen», consideró. «Esa es la diferencia de pensar una Universidad para el pueblo o una Universidad del pueblo, como pensamos nosotros», destacó.

En este escenario, Saintout planteó como desafíos hacia adelante la «reconstrucción del sistema científico-universitario, porque sus instituciones han sido degradadas, se han desmantelado proyectos estratégicos, sus trabajadores y trabajadoras han sido perseguidos y estigmatizados». «Entonces, es necesario romper para siempre con esta estabilidad dinámica, con este péndulo, donde hay periodos donde se construye y periodos donde se destruye», manifestó.

A su turno, Kicillof también manifestó la incertidumbre que genera este momento. «Hoy estamos tomando decisiones sobre la marcha, porque nadie sabe cómo ni cuándo va a terminar esta pandemia, porque lamentablemente donde lograron reducir los contagios aparecieron rebrotes», manifestó el gobernador, quien pidió que nadie se haga el distraído porque «incluso aquellos países que hicieron como si no existiera la pandemia, y no aplicaron políticas sanitarias, también se toparon con la trompada económica».

«Estábamos en emergencia antes del coronavirus, hoy tenemos crisis sobre la crisis y la emergencia sobre la emergencia, con un agravante: la incertidumbre», resaltó, y citó al pensador John Maynard Keynes, quien manifestó que muchas veces la humanidad no toma conciencia de las transformaciones que vive. «Para decirlo en ‘bonaerense’: no tiene ni la más pálida idea de lo que va a venir después de los cambios», dijo Kicillof.

«Da miedo tener que diseñar políticas en el marco de una situación sobre la cual sabemos muy poco. Hoy estamos, como humanidad, tomando decisiones sobre la marcha. En economía, sobre todo en la economía capitalista, sabemos que el peor de los elementos es la incertidumbre. Hay mucho escrito sobre eso. Hoy estamos en una situación a escala mundial definida por la incertidumbre», expresó el gobernador.

Asimismo, celebró el encuentro. «En la vertiginosa rutina que nos impuso la administración de la crisis vale la pena tomarse un tiempo para reflexionar. Estamos en uno de los peores momentos que nos tocó transitar, pero es oportuno reflexionar sobre el presente. En la intensidad de la situación uno quizás no se toma el tiempo para pensar un poco», manifestó.

Kicillof señaló que es «imposible separar la economía de la salud» si no se tiene en cuenta que no se conoce el efecto final del COVID-19. «La ciencia y tecnología se manejan como se puede, es ese escenario. En los primeros días nadie sabía cuánto iba a durar. Hoy observamos los gráficos de contagios mundiales y si algo podemos decir es que no terminó en ningún lado», destacó.

Para el gobernador, «la oportunidad de construir un mundo poscoronavirus, es que toda la agenda de temas importantes y de transformaciones estructurales que merece la provincia y Argentina tiene que ser el lente con el cual tomamos decisiones durante la pandemia». «Que cada decisión que tomamos durante la pandemia sea un ladrillo con el cual contribuimos a la mejoría pospandemia», pidió. «Esto quiere decir que las medidas que tomemos tienen que estar guiadas siempre por hechos y realidades como la desigualdad en el acceso a la salud, alimentación, los problemas enormes vinculados al género y al machismo, que se profundizaron con la pandemia, infraestructura social básica, integración entre ciencia y tecnología y aparato productivo», concluyó.