En la inauguración de un hospital, el mandatario bonaerense Axel Kicillof ratificó que no se dejará llevar por las presiones y aseguró que las decisiones se toman pensando «en las vidas que se salvan» y no en la cantidad de muertos.

Kicillof participó este miércoles de la apertura de un hospital en Derqui, partido de Pilar, donde se atenderán personas con afecciones respiratorias y COVID-19. Desde allí, celebró el nuevo centro sanitario y deslizó críticas a su antecesora, María Eugenia Vidal. «Alguien dijo con orgullo que no iba a abrir ni un solo hospital», dijo, y que la inauguración de este hospital es un «hito», dado que tiene que ver «con el derecho de los ciudadanos de poder acceder a la salud». En ese sentido, aseguró que la actual es «otra época, en la que hay un gobierno que dice con orgullo ‘nosotros sí vamos a abrir hospitales'».

Asimismo, se refirió a las críticas y las voces que piden mayor flexibilización de la cuarentena en un momento donde se registran los números más preocupantes. «Otros países que no tuvieron la valentía, la decisión y la capacidad de llevar adelante una cuarentena como la que se llevó adelante aquí, con esfuerzo y sufrimiento, hoy tienen otra angustia, que tiene que ver con decenas de miles de muertos», destacó. «No estamos hablando de suposiciones, sino de una realidad que afectó a todos los países del mundo, donde el coronavirus avanzó, infectó y mató a miles», subrayó el gobernador.

En ese sentido, destacó que mientras en Argentina se registran alrededor de mil fallecidos, en países vecinos este número asciende notablemente. «Parece que esto, a los que se dedican a criticar lo que se hizo, no les importa».

«Escuché a alguien decir que si hubiera más muertos en Argentina sería más fácil tomar una decisión. Me alarma, porque lo que nos da fuerza para tomar decisiones más o menos drásticas no son los muertos que tenemos que contar, sino las vidas que se salvaron», enfatizó Kicillof.

El gobernador manifestó que desde Provincia no tendrán «ninguna duda en tomar las decisiones que haya que tomar para cuidar la salud y la vida de las personas» en los distritos donde crecen los contagios. Y volvió a cargar contra la oposición: «Mientras estuvimos en cuarentena no es que estuvimos mirando el cielo o en nuestras casas especulando o haciendo notas de opinión o tuiteando en las redes sociales. Estuvimos llenando la provincia de camas de terapia intensiva».

Por otra parte, destacó que «es el coronavirus el que daña la economía, por la incertidumbre que genera, y los problemas con la demanda y la oferta». «La economía va a caer», aseguró, pero ratificó que la decisión del gobierno «es cuidar la salud y la vida». «Qué hacemos, qué Argentina y qué provincia queremos, se expresa en esta obra, con un Estado presente, con acceso a la salud y trabajando para que se cumplan los derechos de todos, sin distinción de en qué condición les tocó nacer», concluyó.