Con un corte el lunes por la noche en las calles aledañas a Parque San Martín, los cooperativistas se manifestaron ante la preocupación por los contagios en el depósito de donde retiran sus herramientas para la labor diaria. «La única respuesta que nos dieron fue: ‘fíjense quién quiere salir a trabajar y quién no sale, le corre falta'», relató Maira, una de las trabajadoras de barrido a Pulso Noticias.

Un grupo de trabajadores asistió al galpón en cuestión, pero solo firmó el presente y se fue a su casa, ante el temor de ingresar al lugar donde estuvieron las personas que dieron positivo, quienes, según se detalló, estuvieron en contacto estrecho con trabajadores que fueron aislados de manera preventiva.

Vale destacar que las y los cooperativistas dedicados al barrido, zanjeo y desmalezamiento de la ciudad cobran un salario de entre 7.500 y 9.500 pesos. Con alto grado de precarización, vienen reclamando al gobierno de Julio Garro mejores condiciones desde que asumió. Sin embargo, las mejoras nunca llegaron y, según denuncian, en este contexto de emergencia sanitaria desde el municipio «nunca nos cuidaron de nada».

Una de las trabajadoras que presta servicio en San Carlos explicó a este medio que «no cambió nada» para ellos en el marco de la pandemia. Si bien a las personas mayores se las resguardó, las condiciones laborales y la falta de elementos de protección ponen en alerta al sector. «El cooperativista está trabajando por siete mil pesos y no se considera en nada nuestro trabajo en la calle», destacó.

En este escenario, los trabajadores y trabajadoras solo recibieron un barbijo con la inscripción del municipio, pero no se les otorgó guantes, alcohol en gel ni elementos de desinfección. «No nos dan nada, uno hasta que no llega a la delegación o hasta tu casa no podés lavarte las manos. Tenés que comprarlo vos, pero con lo que uno gana…», advirtió.

Asimismo, en un momento de crisis y de baja de ingresos en todas las familias, los cooperativistas insisten en la necesidad de un alza salarial y aclaran que la Comuna tampoco asistió con alimentos. «No nos dan mercadería, nada», manifestaron.