«Nunca lo dije públicamente, pero no pienso dar un paso hacia atrás porque mi responsabilidad es cuidar a los platenses», dijo el intendente Julio Garro este viernes en diálogo con Radio La Plata para reafirmar su negativa de devolver sus puestos laborales a los 47 trabajadores y trabajadoras de la Línea 147, quienes salieron a responderle y alertaron de una millonaria multa que podría recaer sobre la Comuna.

«Yo no puedo reincorporar a empleados que abandonaron a los platenses en medio de una pandemia, que son un servicio esencial», ratificó el jefe comunal en referencia a los 47 trabajadores y trabajadoras que despidió el 20 de marzo, haciendo referencia a la falta en cuestión que derivó en los despidos. Vale recordar que dichos trabajadores faltaron el 19 de marzo, en medio de la incertidumbre por la cuarentena que aún no había sido declarada, ante una directiva de las autoridades de la Línea 147 que hoy reconocen que «fue mal dada». Al otro día, al volver a sus puestos no pudieron ingresar y les comunicaron que habían sido despedidos.

Los trabajadores y trabajadoras, de la mano del Sindicato de Obreros y Empleados de la Municipalidad de La Plata (SOEMLP), trasladaron este reclamo al Ministerio de Trabajo bonaerense, quien el 27 de abril les dio el visto bueno y ordenó la inmediata reincorporación. Sin embargo, el Ejecutivo municipal hizo caso omiso. El sindicato llevó entonces la situación al Tribunal de Trabajo, quien ratificó la postura de la cartera laboral y la posibilidad de que la Comuna sea multada.

La multa establecida por las autoridades provinciales y ratificada por la Justicia puede ser de hasta 30.000 pesos por día por trabajador cesanteado, es decir, casi un millón y medio de pesos por día, un número que podría crecer exponencialmente si se tiene en cuenta que Julio Garro lleva más de cincuenta días en incumplimiento.

En diálogo con Contexto, desde SOEMLP repudiaron las palabras del intendente y destacaron que seguirán insistiendo en la reincorporación. «Lo que no está viendo él es que quien va a terminar pagando esto es el ciudadano platense», consideró Ariel Picotto, delegado en la Línea. «Va a haber una multa que la van a pagar los contribuyentes. Garro dice que defiende al ciudadano platense, pero está queriendo que el ciudadano platense pague una multa por hacer caso omiso a la Justicia. Es una paradoja lo que dice», agregó.

Sobre el argumento del intendente para los cesanteos, desde SOEMLP ratificaron que «la bajada de línea estuvo mal desde los directivos, que dieron la mala información». Por otro lado, destacan que «quizá también molestaron otro tipo de manifestaciones que realizamos ahí por un tema de la precariedad que tienen los trabajadores. Quizá quiere tomar represalias por esos motivos». En esa línea, Picotto destacó que «no hay justificación» para los despidos y que «es mentira» lo que dice el jefe comunal.

Cesanteados y sin cobrar, los trabajadores están en una situación de desesperación, con «90 días sin cobrar. Están muy mal, algunos con hijos. Hay compañeras que se encontraban de vacaciones y las llamaron por teléfono para decirles que estaban despedidas sin saber lo que había pasado».

Asimismo, desde el sindicato destacaron que se trata de un personal calificado, con años de experiencia en atención al público, por lo que considera que «es imposible que el servicio funcione de manera eficiente» ante la cantidad de despidos.

En ese marco, desde SOEMLP avanzarán por vía legal y con manifestaciones, por lo que esta semana podrían repetir las habituales ollas populares a la espera de la reincorporación.