En pleno contexto de parálisis por la cuarentena, desde la esfera legislativa bonaerense avanzan con proyectos para fortalecer la educación a distancia tanto en La Plata como en el resto de la provincia de Buenos Aires. En eso consisten los proyectos Conectar y Becas Conectar, ambos impulsados por la diputada del Frente de Todos Florencia Saintout tras planificarlos junto a decenas de representantes de la comunidad estudiantil.

«Ambos proyectos fueron formalizados ayer, tras varios encuentros virtuales entre la Legisladora y estudiantes de secundarios y terciarios que presentaron sus principales preocupaciones al respecto. Junto a estudiantes platenses secundarixs, terciarixs y universitarixs presentamos en la Cámara de Diputados de la Provincia de Buenos Aires dos proyectos para democratizar el acceso a internet y garantizar el derecho a la educación», anunció ayer Saintout a través de las redes sociales.

«Estos proyectos consisten con dos principales ejes: becas para conectar y otro para la inclusión. Ambos aseguran el acceso gratuito a internet mediante zonas libres de navegación para aquellos alumnos en zonas donde no hay acceso a internet. Eso en general complica tareas, porque los estudiante no pueden conectarse para cursar ni rendir parciales», dijo a Contexto Uma Lázaro, presidenta del centro estudiantil del Colegio Nacional de La Plata.

El plan de Becas Conectar busca generar recursos para mejorar el acceso a conectividad de internet para mejorar la educación remota en todo el territorio bonaerense, mientras que el proyecto Conectar tendrá anclaje en la ciudad de La Plata con el objetivo de liberar señal de manera gratuito en los barrios más relegados de la capital bonaerense.

«Esto fue posible luego de una reunión con la compañera Florencia Saintout. Estamos felices por esto porque es algo que en años anteriores no pasaba, que desde el Estado, sea cual sea su rango, se nos convoque a los pibes y pibas a pensar y proponer cosas. Es muy lindo que nos escuchen y podamos crear una iniciativa de este tipo», agregó Lázaro.

Cabe destacar que las demandas del sector estudiantil han sido múltiples desde el inicio de la cuarentena, y la mayoría están vinculadas tanto a la falta de recursos para acceder a herramientas digitales, como a la delicada situación económica que se vive en los sectores más vulnerables de la provincia. A ello se suma el agotamiento anímico generado tras noventa días de encierro obligatorio.

«La cuestión económica es muy delicada, en especial porque hay muchos pibes que accedían a comedores universitarios a través de becas y hoy eso está paralizado, las escuelas y comedores están cerrados. El acceso a internet también es complicado. Y eso nos da la necesidad de reinventarnos y de tratar de ayudar a los compañeros y compañeras», dijo Lázaro, y agregó: «Hay mucho estrés a la hora de cumplir con las tareas. La incertidumbre que genera esto, que no sabemos qué va a pasar; entre todos nos tenemos que dar una mano. En ese sentido, el rol de la compañera Florencia fue muy importante. Estos proyectos demuestran una intención por parte del gobierno de estar para los pibes y pibas y no solo subir una foto en Instagram y ya».