El presidente Alberto Fernández insistió en sostener el aislamiento físico ante el aumento de los contagios en el AMBA y en Chaco. «Estamos muy lejos de resolver esto», afirmó. «Hay una sola forma de preservarse: a través de quedarse en las casas. Aislarse es la única solución que tenemos», subrayó, y alertó que «otras sociedades tuvieron rebrotes y debieron volver atrás».

Este jueves, el número de contagios pegó un salto y llegó al récord de 1.958 casos, con la particularidad de que más de la mitad pertenecen a la provincia de Buenos Aires. «Espero que se entienda la necesidad de volver a quedarse en casa y volver a ordenar las cosas», porque «el aumento del uso de camas ha sido muy importante», enfatizó el presidente durante una entrevista a emisoras de radio nacional de todo el país, donde fue consultado sobre una amplia variedad de temas.

Economía y deuda

«Las prioridades se alteraron. Cuando asumimos el problema era resolver la deuda y poner en marcha la economía, y ver de qué manera mejorar la calidad institucional. Esas prioridades no se alteraron, lo que se alteró fue la realidad, por la pandemia, que complicó absolutamente todo», sostuvo Fernández, quien subrayó la importancia del Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) para trabajadores informales y monotributistas.

«Las carencias se complicaron a consecuencia de la pandemia, que nos reveló una Argentina tapada, silenciada, olvidada. Pensamos que el IFE iba a llegar a dos o tres millones, y hoy lo cobran nueve millones. Son personas que no estaban registradas por el Estado, a excepción de algunos monotributistas. El Estado hoy está socorriendo a casi la integridad de la población económicamente activa», precisó.

Mientras el gobierno mantiene los contactos con los acreedores para reestructurar la deuda externa bajo legislación extranjera, Fernández dijo que «las negociaciones avanzan entre tironeos» y subrayó tener «confianza para llegar a un acuerdo».

Asimismo, dijo que la pandemia dejó en claro las inequidades y límites del capitalismo financiero y destacó que tras la pandemia se revalorizará un capitalismo más productivo. «El día después de la pandemia, ¿vamos a seguir creyendo que la mano invisible del mercado todo lo resuelve?», cuestionó.

«Vergüenza» y «asco» por el espionaje ilegal durante el macrismo

Fernández evitó opinar sobre el rol del expresidente Macri por el espionaje ilegal de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) durante su gestión, que investiga la Justicia, pero dijo sentir «vergüenza» y «asco» por esos procedimientos. «Me da mucha vergüenza, no me cabe en la cabeza que el Estado nos esté espiando. Es algo que me irrita profundamente, algo antagónico con el Estado de derecho», porque «eso pasó en la dictadura».

Adelantó que enviará al Congreso el proyecto de reforma de la Justicia. «Quiero trabajar para que la inteligencia se dedique a preservar los intereses del país frente a otros riesgos, que no son los argentinos, y trabajar para tener una mejor Justicia», afirmó.

Derecho al aborto, Malvinas, política internacional y jóvenes

«No he abdicado en mandar la ley del aborto de ningún modo, simplemente postergamos el envío por la urgencia que aún tenemos, pero es un tema pendiente que no he dejado de lado», sostuvo Fernández. «Cuando las aguas estén quietas y estemos con el temple necesario para un debate de esta naturaleza, enviaré el proyecto. Espero que no pase mucho tiempo más». «No me siento bien sabiendo que mujeres mueren por un aborto». «Sigue siendo una demanda constante de la Argentina sobre la que no vamos a ceder. Lamentablemente, en los cuatro años que me precedieron hubo cierto retroceso del gobierno anterior, por ser generoso con el término».

«Queremos convertir a Malvinas en una cuestión de Estado, hasta que no recuperemos ese territorio no dejaremos de reclamar». «La pandemia encontró una ausencia de liderazgos mundiales, nadie se plantó con un liderazgo detrás del cual se encamine el mundo. Por el contrario, lo que vimos fue un enfrentamiento entre Estados unidos y China».

«Siempre he sido un defensor del multilateralismo. La Argentina debe vincularse con el mundo teniendo como eje central los intereses argentinos. Eso quiere decir que tenemos que tener una relación cordial y de armonía con Estados Unidos, China, Rusia, Francia, España y particularmente con los países de la región».

«En Argentina hay una juventud pujante, pero es muy penoso saber que uno de cada dos chicos está en la pobreza». «Tenemos muchos chicos subalimentados que van a tener problemas de inteligencia a futuro. Mi mayor desafío es que esos chicos no pasen hambre. El segundo desafío es terminar con la desigualdad. Es mentira que el mérito es lo central para poder llegar». «La idea de la meritocracia es falsa. Porque el más tonto de los ricos tiene más posibilidades que el más inteligente de los pobres».