«Infodemia, fake news y operaciones mediáticas» fue el título de la charla virtual en la que participaron Florencia Saintout, diputada bonaerense, Graciana Peñafort, directora de Asuntos Jurídicos del Senado de la nación, y la periodista Cynthia García. La información constante que provoca pánico y lleva a prácticas incorrectas frente al cuidado de la salud, el bombardeo de noticias falsas, los discursos del odio y las maniobras mediáticas para desprestigiar a figuras políticas fueron algunos de los ejes del encuentro a distancia organizado por el Ateneo Néstor Kirchner La Plata.

Saintout apuntó al rol de los grandes medios para fogonear la persecución política a dirigentes opositores del anterior gobierno de Cambiemos junto con jueces y fiscales. «Este no es un proceso que se lleva solo con los medios, pero tienen un poder enorme, son parte imprescindible para hacer posible la muerte cívica de dirigentes políticos. Son el control de la política. Sobre todo, es un poder de opresión que esencialmente apunta al disciplinamiento de la política», reforzó la legisladora del Frente de Todos.

«Hablamos de la restricción al derecho a la información, es un uso perverso de la información», cuestionó. Y agregó que los medios que fueron más cercanos a Cambiemos atentan contra «la democracia y la igualdad». «Son parte de la cultura del neoliberalismo, que se asienta en la financiarización de la economía y la desigualdad brutal, pero que hace que esa desigualdad y esa violencia contra los pueblos y la naturaleza sea tolerable. Y, ahí, los medios tienen un papel central», enfatizó.

En la charla sobrevoló el mensaje de la vicepresidenta Cristina Kirchner, quien a través de las redes denunció días atrás el hostigamiento de la gestión de Macri para avanzar judicialmente sobre ella y dirigentes afines, y también acusó de complicidad política a conocidos periodistas de medios dominantes. Actualmente, la Justicia investiga el espionaje ilegal a cargo de la Agencia Federal de Inteligencia durante la gestión Cambiemos sobre figuras políticas, dirigentes, periodistas, religiosos.

Peñafort remarcó que las noticias falsas se asientan en los prejuicios incorporados de las personas, y en que «en algún punto estamos de acuerdo con lo que dice la noticia o quizás también porque confirma un prejuicio que ya teníamos. Entonces, hay algo más profundo que solo gente diciendo cosas que no son ciertas».

La abogada especialista en comunicación advirtió que «los discursos de terceros basados en el prejuicio en muchos casos se asemejan al discurso del odio, una de las raíces de las fake news». Y dio el ejemplo de la distinción entre las categorías de «pobres buenos, que laburan y se sacrifican» y «pobres malos que se drogan y roban», discursos que «no son ciertos» y que legalmente «no existen» pero que legitiman la violencia policial sobre los segundos a los ojos de los usuarios de redes o audiencias de medios.

Señaló también que la información en base a los prejuicios se fortalece con las redes sociales, donde los usuarios, por la selección de los algoritmos, reciben contenidos y sugerencias de acuerdo con sus intereses. «La información me la dan como yo la quiero consumir, basada en mis prejuicios y preconceptos, y eso hace tremendamente difícil ejercer el sentido crítico».

Por último, la periodista Cynthia García dijo que «la comunicación popular y la organización fueron la base para resistir» durante el macrismo, para afrontar «la resistencia al discurso hegemónico de operaciones y fakes news». «Esa base comunicacional fue nuestro capital que nos trajo hasta ahora», concluyó.