El INDEC difundió este miércoles los valores de la Canasta Básica Alimentaria (CBA) y la Total (CBT), que en el mes de mayo se ubicaron por debajo de la inflación y, en el primer caso, hubo un leve retroceso.

Según el informe, la canasta que mide el umbral de ingresos que requiere una persona para no ser considerada indigente se redujo en un 0,1%, por lo que una familia tipo de cuatro integrantes necesitó 17.876 pesos, unos veinte pesos por debajo de abril.

La CBT, que determina la línea de la pobreza, se incrementó 1,1% y se ubicó debajo del registro inflacionario de mayo, que había sido de 1,5%. Una familia de cuatro integrantes precisó 43.080 pesos para no ser considerada pobre.

En lo que va del año, la CBA y la CBT acumulan un incremento del 14,7% y 10,6% respectivamente, mientras que en términos interanuales aumentaron un 47,9% y 42%.
Cabe recordar que, así como lo refleja la CBA, ese segmento ya había mostrado un incremento muy por debajo de la inflación general (0,7 frente a 1,5), en parte explicado por la regulación de precios que lleva adelante el gobierno en el marco del programa de Precios Máximos de Referencia, que retrotrae los aumentos al 6 de marzo.

Esa dinámica se repitió en todas las regiones del país, incluso en GBA, donde hubo algunos segmentos dentro del rubro de alimentación que tuvieron incrementos muy por encima del promedio (verduras, tubérculos y legumbres incrementaron en mayo hasta 4%), que fueron compensados por la baja en el precio de otros productos, como carnes y lácteos en el área metropolitana.

De acuerdo con la última medición realizada por el INDEC, al segundo semestre de 2019 el 35,5% de los habitantes del país no llegaron a generar ingresos por encima de la CBT, mientras que el 8% se ubicó por debajo de la línea de indigencia.