Excombatientes de Malvinas cargaron duro contra la oposición y cuestionaron las decisiones tomadas durante el macrismo

Luego de que Juntos por el Cambio saliera a criticar las políticas del gobierno nacional en torno a Malvinas, los excombatientes salieron al cruce.

703
Gobernador de Mendoza

Este fin de semana, Juntos por el Cambio lanzó un comunicado advirtiendo «el regreso a la política de enfrentamiento con el Reino Unido», tras la suspensión del acuerdo de intercambio de información pesquera que anunció el canciller Felipe Solá. Las palabras de la oposición fueron recogidas por los excombatientes de Malvinas, quienes pidieron memoria y aseguraron que «tras 36 años de democracia, las decisiones adoptadas durante la gestión Macri contrarían grandes logros de la diplomacia argentina».

En el comunicado titulado «Malvinas: nada se logrará sin diálogo», desde Juntos por el Cambio reivindican la política que llevó adelante Mauricio Macri con Gran Bretaña
«diferente a la política de confrontación y conflicto desplegada por el kirchnerismo», el cual consideran «no ha logrado ningún tipo de avance en 12 años de gobierno». Asimismo, señalan que la suspensión de intercambio de información en materia pesquera «afecta a la posibilidad de combatir más efectivamente la depredación de las especies ictícolas en el Atlántico Sur, en momentos en que la pesca ilegal amenaza con la extinción de la riqueza pesquera en nuestro territorio marítimo».

La nota fue firmada por Alfredo Cornejo (UCR), Patricia Bullrich (PRO), Maximiliano Ferraro (Coalición Cívica); y los jefes legislativos Luis Naidenoff (presidente del interbloque de senadores de Juntos por el Cambio), Humberto Schiavoni (titular del bloque PRO del Senado); Mario Negri (jefe del interbloque Juntos por el Cambio en la Cámara Baja) y Cristian Ritondo (presidente del bloque de diputados del PRO).

En diálogo con Contexto, el secretario de Relaciones Internacionales y de Derechos Humanos de CECIM La Plata, Ernesto Alonso, afirmó: «No podemos dejar de recordar lo que fue la política exterior con respecto a Malvinas llevada adelante por el gobierno de Macri, que ni siquiera se acordó en su primera participación en la Asamblea Legislativa de mencionar la cuestión Malvinas; desapareció la Secretaría del Atlántico Sur y de Malvinas de la Cancillería Argentina; se prestó a brindar todas las exigencias del gobierno británico en avanzar en la iniciativa del Atlántico Sur».

En el comunicado del CECIM recordaron también que, luego de un encuentro de Macri con autoridades de Gran Bretaña, este país anunció una inversión para equipamiento y modernización militar en islas Malvinas, con un gobierno nacional llamando al silencio. En ese sentido, también pusieron el foco en el acuerdo Foradori-Duncan para «adoptar las medidas apropiadas para remover todos los obstáculos que limitan el crecimiento económico y el desarrollo sustentable de las islas Malvinas, incluyendo comercio, pesca, navegación e hidrocarburos».

Alonso explicó que este acuerdo «viola la Constitución Nacional, la Ley de Pesca, la Ley de Hidrocarburos», y aseguró que este pacto «se utilizó para avanzar con una tarea que se venía gestionando desde el año 2012, que era el proceso de identificación de soldados sepultados como NN en el Cementerio Argentino en Darwin y que el macrismo lo incorporó dentro de ese nefasto acuerdo. Se trataba de un acuerdo humanitario que no debía ser tratado con otras cuestiones como así lo fue».

«Les decimos a los dirigentes de Juntos por el Cambio que los argentinos tenemos memoria y que nunca más tenemos que volver a posibilitar que los británicos avancen y tomen la iniciativa en el Atlántico Sur hasta tanto no logremos poner en tensión el costo-beneficio de la usurpación. Los británicos no van a cumplir la Resolución 20/65 que insta a las partes a dialogar sobre las cuestiones de soberanía».

«Acumulamos 36 años de democracia, las decisiones adoptadas durante la gestión Macri, contrarían grandes logros de la diplomacia argentina», consideraron desde el CECIM.

Información pesquera y tres proyectos para reivindicar la soberanía

Este fin de semana, a través de Twitter, el canciller Felipe Solá señaló: «Cuando llegamos a la Cancillería suspendimos un acuerdo de intercambio de información pesquera de las aguas del Atlántico Sur que el gobierno anterior había firmado con el Reino Unido. Habían disfrazado de cooperación científica una entrega de nuestros recursos estratégicos».

Vale recordar que en el Día de la Afirmación de los Derechos Argentinos sobre las Malvinas, Georgias del Sur y Sandwich del Sur y los espacios marítimos circundantes, el gobierno anunció tres iniciativas legislativas respecto a las islas. Según se detalló oficialmente, el paquete de proyectos busca crear un Consejo Nacional Asesor de Políticas sobre Malvinas, demarcar el límite exterior de la plataforma continental más allá de las doscientas millas y elevar las sanciones a quienes practiquen la pesca ilegal en aguas argentinas, con el objetivo de «reafirmar y darle estatus de política de Estado al reclamo de soberanía».

En declaraciones televisivas, Solá destacó que estas iniciativas contrastan con la «política de baja intensidad» en el reclamo soberano durante los cuatro años de gestión de Mauricio Macri, defendió la suspensión del acuerdo de intercambio de información pesquera y cuestionó el acuerdo Foradori-Duncan, el cual considero que lo único que buscó fue «demostrar que la Argentina se llevaba bien con el Reino Unido y que no interrumpiría el desarrollo de las islas».

El canciller destacó que el acuerdo entre el por entonces vicecanciller macrista Carlos Foradori y su par británico Alan Duncan «no fue una hoja de ruta, como dice Cambiemos, sino un acuerdo según el cual Malvinas no era el centro de la cuestión».