Por iniciativa de la UNESCO, la UNLP reunirá todo su patrimonio documental sobre la pandemia

La unidad académica platense será parte de una invitación de la UNESCO en la que participan museos, bibliotecas, universidades y organismos de investigación de todo el mundo con el fin de conservar los materiales producidos durante la pandemia del COVID-19 como fuente oficial de archivos de cara al futuro.

783

El Archivo Histórico de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP) conservará todo su patrimonio documental producido sobre la pandemia del COVID-19 a raíz de una invitación mundial que lanzó la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) a todas las instituciones de la memoria, señaló la casa de estudios platense.

La propuesta «Convirtiendo la amenaza del COVID-19 en una oportunidad para un mayor apoyo al patrimonio documental», a través del programa Memoria del Mundo, apunta a que «la emergencia sanitaria más grave de la historia moderna quede registrada en archivos, bibliotecas y museos para garantizar el acceso público a estos registros oficiales», indicó la UNLP.

Los materiales son protocolos, resoluciones, normas, recomendaciones, investigaciones, fotos, videos, planes de continuidad pedagógica, entre otros, ya están siendo recabados con el fin de «garantizar la existencia de un registro completo con la finalidad de reunir, catalogar y difundir información fiable sobre acciones concretas acerca de la pandemia», explicó su directora, Laura Casareto.

«La declaración de la UNESCO está fundamentada en tres principios: las decisiones deben ser documentadas, los registros documentales y los datos deben ser asegurados y preservados en todos los sectores, y la seguridad, la preservación y el acceso al contenido digital deben ser facilitados durante el confinamiento», detalló la encargada del acervo documental, que depende de la Secretaría Académica de la UNLP.

La iniciativa abarca bibliotecas, museos, organismos educativos y de investigación. Los materiales estarán a disposición de funcionarios a cargo de formular políticas, profesionales científicos, de medios de comunicación y la comunidad en general.

«En medio de esta crisis sanitaria mundial, el patrimonio documental es un recurso importante para ofrecer una perspectiva histórica sobre la forma en que los gobiernos, sus ciudadanos y la comunidad internacional han abordado las pandemias en el pasado», sostuvo la UNESCO en un comunicado.

«Es esencial que garanticemos la existencia de un registro completo de la pandemia del COVID-19, de modo que podamos prevenir otro brote de esta naturaleza o gestionar mejor el impacto de esos acontecimientos mundiales en la sociedad en el futuro», añadió la organización mundial.

Otras instituciones que participan de la propuesta son la Federación Internacional de Asociaciones de Bibliotecarios y Bibliotecas (IFLA), la Asociación Latinoamericana de Archivos (ALA), el Consejo Internacional de Museos (ICOM), el Centro Internacional de Estudios para la Conservación y la Restauración de los Bienes Culturales (ICCROM), el Consejo Internacional de Archivos (ICA) y el Consejo Coordinador de Asociaciones de Archivos Audiovisuales (CCAAA).