En el año del Bicentenario, Provincia puso en marcha Ediciones Bonaerenses

El gobierno de Axel Kicillof lanzó este viernes el sello editorial de la provincia, que busca impulsar el patrimonio histórico, cultural y artístico.

602

La iniciativa es un trabajo en cojunto entre la Secretaría General, la Dirección General de Cultura y Educación y el área de Cultura del Ministerio Producción, Ciencia e Innovación Tecnológica. Según el decreto que oficializó su creación, tiene como objetivo «fortalecer y expandir el patrimonio cultural de la provincia de Buenos Aires».

Acompañaron al gobernador en el anuncio el secretario general, Federico Thea, las ministras Jésica Rey (Comunicación Pública) y Agustina Vila (Educación), su par Augusto Costa (Produccion), así como autoridades culturales mediante videoconferencia.

En su discurso, Kicillof recordó su recorrido por el territorio bonaerense. «Incorporar la cuestión de la identidad como un tema electoral y una plataforma de gobierno fue un descubrimiento, una sorpresa», reconoció, y señaló que este concepto «permite articular muchísimas acciones de gobierno».

Asimismo, puso el eje en las críticas que habitualmente recibe Buenos Aires. «Antes estaba en discusión la desintegración de la provincia, simplemente se la quería desintegrar matar, liquidar», cuestionó. «De hecho habían surgido proyectos que planteaban trazar líneas más o menos arbitrarias para dividir el territorio. Esa discusión estaba consolidada y venía acompañada del concepto de que la provincia era inviable», ahondó.

En este marco, destacó que en el año del Bicentenario uno de los objetivos es darle «el impulso al patrimonio histórico, cultural y artístico de la provincia de Buenos Aires», y, si bien el COVID-9 «desvió» el eje, el lanzamiento de la editorial va en esa línea.

«Uno de los hitos del Bicentenario era el lanzamiento de una editorial de la provincia, que es posible por la existencia de una empresa, también muy olvidada, que está bajo el ala de la Secretaría General y que inmediatamente pusimos a trabajar. Cientos de miles de carteles que hoy hay pegados por las dependencias públicas y no públicas se hiciero en la imprenta», subrayó.

En el marco de la emergencia sanitaria, Ediciones Bonaerense puso el foco en la continuidad pedagógica en un contexto donde el 30% de los niños y niñas de la provincia no cuentan con conectividad a Internet. «Por lo tanto, hubo que salir a imprimir cuadernillos en toda la provincia para que se pudiera seguir con la clases», explicó, y detalló que ya se imprimieron más de 5 millones.

«El gran desafío conceptual que planteó Kicillof es transformar todas las debilidades de la provincia en fortalezas. Uno de los ejes conductores de la gestión fue el desafío de recuperar la identidad de la provincia», precisó Thea.

El secretario general señaló: «Esperemos que sea una marca registrada la de recuperar la identidad de la provincia y una editorial nos va a permitir juntar producciones propias y generar incentivos».

Thea aclaró: «la idea es que Ediciones Bonaerenses no salga a competir con las editoriales chicas». «Además de editar, reeditar y fomentar producciones, se va a poner el eje en los informes del gobierno».

Por su parte, Rey anunció el relanzamiento del concurso de relatos Haroldo Conti. «Se reedita después de años en los que no se hizo porque la cultura no era parte del proyecto político que nos gobernó los cuatro años anteriores. Los doscientos años nos dio la oportunidad para recuperar la vasta historia de la provincia», explicó. «El concurso ya está en marcha, hay tiempo para mandar los escritos hasta el 3 de agosto, y tienen que tener cinco años de residencia en la provincia y entre 18 y 35 años de edad».

De los ganadores, «los tres primeros van a tener un premio monetario y doce menciones más, y los quince serán parte de una obra que será publicada por Ediciones Bonaerenses», detalló la funcionaria.