Desde la Escuela N° 45, ubicada en 85 y 23, en el barrio platense de Altos de San Lorenzo, denuncian que la asistencia del Servicio Alimentario Escolar (SAE) resulta insuficiente ante la enorme demanda suscitada con la crisis que trajo consigo el COVID-19 y su consecuente aislamiento.

Según detallaron desde la institución, cada vez son más las familias que piden alimentos, pero los cupos quedaron muy por debajo. «Tenemos una matrícula de más de 460 alumnos y nos están enviando 160 bolsones de comida cada vez que se hace el reparto, lo cual es totalmente insuficiente. Estamos reclamando para ver si se puede aumentar la cantidad de bolsones», explicó Andrea Krikun, docente de la institución.

La Escuela N° 45 está ubicada en uno de los barrios más vulnerables de La Plata, donde la pandemia y el aislamiento están causando serias consecuencias, por lo que el SAE es clave para las familias que cada quince días realizan grandes colas para recibir los bolsones, pero solo se alcanza a cubrir el 35% de la matrícula.

La comunidad educativa destacó en un comunicado que la situación coloca «a quienes están realizando la entrega en la difícil situación de tener que repartir alimentos que no alcanzan entre gente que tiene hambre, muchxs de los cuales llevan horas haciendo cola. Lxs directivxs y docentes que concurren voluntariamente a repartir los bolsones […] tienen que enfrentarse a esta triste situación viendo como la gente del barrio a veces se va con las manos vacías y muchas veces tienen que dar respuesta frente al entendible malestar de quienes se quedan sin nada».

Para quienes logran acceder, también los bolsones resultan insuficientes. Según detallaron desde la comunidad, traen dos paquetes de fideos, dos purés de tomate, dos paquetes de harina, aceite, galletitas y una lata de arvejas.

Las autoridades de la institución se han acercado a la Comuna, que administra el SAE luego del traspaso que realizó la exgobernadora María Eugenia Vidal, pero no han obtenido respuesta.