Junto a Berisso y Ensenada, Provincia profundiza las medidas de prevención en barrio Cabezas

Desde la gestión de ambos distritos lograron coordinar el trabajo con los ministerios bonaerenses de Salud, Seguridad y Desarrollo de la Comunidad. Focalizado en la zona específica de contagio, continúan el control sanitario y contemplan un aislamiento parcial.

382

Tras la irrupción de contagios de COVID-19 en el barrio José Luis Cabezas, los distritos de Berisso y Ensenada iniciaron un trabajo de coordinación con el gobierno de la provincia para fortalecer los controles en la zona. Con un fuerte trabajo sanitario y de seguridad, las gestiones de Mario Secco y Fabián Cagliardi unieron fuerzas con los ministerios bonaerenses de Salud, Seguridad y Desarrollo de la Comunidad.

En los últimos días se logró planificar un operativo de focalización en el sector específico donde ocurrió el brote del virus en el barrio que comparten Berisso y Ensenada. Mientras están en estudio unos cuarenta hisopados realizados esta semana, la medida más probable será la de un aislamiento de seguridad parcial en el territorio.

«Hasta hoy tenemos 37 casos positivos en el barrio, pero pudimos detectar el foco del virus, la parte del barrio en que se centró y cómo se dieron los contagios. Hoy hicimos más de 40 hisopados, cuyos resultados nos darán la pauta si está la necesidad de aislar o no», dijo ayer a Contexto el intendente de Berisso, Fabián Cagliardi, quien ayer recibió junto a su par ensenadense, Mario Secco, a los ministros provinciales Andrés Larroque (Desarrollo de la Comunidad), Daniel Gollán y su viceministro, Nicolás Kreplak (Salud), y Sergio Berni (Seguridad).

Los funcionarios de Axel Kicillof mantuvieron diálogo tanto con los intendentes como con los vecinos del barrio José Luis Cabezas, y, tras una reunión de coordinación, mantienen firme la decisión de un eventual tratamiento de aislamiento parcial. «Podemos empezar con un aislamiento focalizado y ver cómo se desarrollan las cosas, en vez de aislar todo el barrio, que sería más complejo», dijo ayer Andrés Larroque. Según lo relevado, el foco de contagio abarcaría unas 52 casas del barrio.

En la última semana se especuló a nivel mediático si el caso del barrio José Luis Cabezas destaparía un «nuevo Villa Azul» en la periferia platense, debido al alto nivel de vulnerabilidad de ese territorio que comparten los distritos de Berisso y Ensenada. Desde las gestiones locales, en tanto, decidieron poner la lupa sobre la particularidad social de la zona que hoy alberga a unas 1.300 habitantes.

«José Luis Cabezas es un barrio humilde, donde los vecinos trabajan casi todos en La Plata, muchos en el cuidado de gente de tercera edad y muchos otros en el área de salud, enfermeros, empleados de maestranza, mantenimiento. Para que haya una idea clara, hay unas 277 a las que venimos asistiendo, no ahora, sino desde antes. Así que prácticamente conocemos cara a cara al 70% del barrio», explicó el intendente de Berisso.

«Hoy hicimos un trabajo sanitario y social muy grande para que la gente no se tenga que mover del barrio, llevando elementos para comer, para higiene. A partir de ahí, sin aislar todavía, estamos intentando que el vecino no salga y brindando contención», agregó Cagliardi.

Tanto Berisso como Ensenada pertenecen a la Tercera Sección Electoral, distribuida principalmente en la zona sur del Gran Buenos Aires y parte del oeste. Debido al alto impacto de la pandemia en esa región, el gobierno provincial puso en marcha una serie de operativos en los barrios más vulnerables de los municipios de La Matanza, Almirante Brown, Merlo, Moreno, entre otros. Para ello, desde la cartera conducida por Andrés Larroque se reforzó esta semana el diálogo con intendentes y organizaciones sociales.