Paro de repartidores en todo el país por regulación laboral y provisión de insumos de higiene

La medida será de 10 a 16 hs y en La Plata partirán en una caravana de motos y bicicletas desde Plaza Moreno al Ministerio de Trabajo. Piden a las empresas aumentos del 100% en los pagos y elementos para prevenir el COVID-19. El gobierno nacional prepara un proyecto de ley.

493

En el marco de una medida que se replicará en otros seis países, repartidores y repartidoras de las plataformas virtuales de todo el país realizarán hoy un paro de 10 a 16 hs en reclamo por mejoras laborales y de provisión de insumos sanitarios ante el COVID-19. En La Plata, una caravana de bicicletas y motos partirá a las 14 hs de Plaza Moreno al Ministerio de Trabajo bonaerense.

Tendrá su impacto también en Ecuador, Costa Rica, Guatemala, México, Perú y España. Y en algunas de las ciudades argentinas donde funcionan las empresas Glovo, Rappi, PedidosYa y UberEats: CABA, Tucumán, Córdoba y Villa Ballester. Es el segundo paro internacional durante la pandemia y el tercero de alcance nacional.

Piden elementos sanitarios como alcohol en gel y barbijos, ya que, denuncian, las empresas han entregado cantidades insuficientes o directamente no lo han hecho. A nivel laboral, aumentos del 100% del pago por envío a cargo de las compañías y un marco legal que les otorgue protección social.

En el país este tipo de empleo creció de la mano del aumento de trabajo precario en los últimos años. Sin embargo, las empresas mantienen a las y los repartidores sin obra social ni ART, sin contrato laboral o con una relación encubierta bajo monotributo, y con salarios que dependen de la demanda de pedidos.

En Argentina existen unos 160.000 trabajadores de plataformas, que representan al 1% de los ocupados a nivel nacional, según surge de la investigación «Economía de plataformas y empleo. Cómo es trabajar para una app en Argentina», que realizó el año pasado la OIT, el Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento (CIPPEC) y el laboratorio de innovación del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

En medio del aislamiento social preventivo y obligatorio, estos trabajadores y trabajadoras cuyo rango etario oscila entre los 18 y los 29 años continúan trabajando en el reparto, sobre todo de alimentos, sin las mínimas condiciones de prevención ante la pandemia.

«Pedimos un aumento del pago por pedido. Las empresas pagan entre 45 y 55 pesos de base, que varía de acuerdo a las distancias. Los pedidos no superan los 100 pesos, como mucho, en distancias de hasta cuatro o cinco kilómetros», dijo a Contexto Lucas, repartidor de Rappi y miembro de la Agrupación de los Trabajadores del Reparto (ATR), creada el año pasado por trabajadores y trabajadoras de las distintas plataformas con el fin de acceder a derechos laborales.

«También pedimos elementos de seguridad e higiene, teniendo en cuenta que se vienen mayores contagios, y mientras las empresas siguen entregando a cuentagotas. Y Rappi, en La Plata, directamente no entregó nada. Estamos trabajando en la desprotección total», reforzó.

Ante la falta de ART, advierten de los reiterados accidentes que sufren en la vía pública, ante los cuales las empresas no se hacen cargo. Desde que comenzó la cuarentena, en el país fallecieron cuatro jóvenes por accidentes y situaciones de robos, indicaron desde la ATR.

«Hablamos de una rama del trabajo más donde hay empleadores y empleados. Partimos de esa base ante el verso de las empresas de que nosotros somos prestadores de un servicio o colaboradores. Pedimos una regulación que contemple nuestros derechos», concluyó el trabajador de Rappi.

El gobierno nacional prevé enviar al Congreso un proyecto de ley para regular el trabajo de las aplicaciones de reparto. Se debatirá de modo virtual. La iniciativa parte de la secretaria de Legal y Técnica, Vilma Ibarra. Incluirá un régimen general de seguridad social, con prestaciones de salud y aportes jubilatorios, y permitirá a las y los repartidores estructurar sus horarios.