Por Noella Durante

Las y los kinesiólogos de La Plata volvieron a reclamar al intendente Julio Garro la habilitación de los consultorios para poder retomar la atención a sus pacientes. Desde el Colegio de Kinesiólogos de la provincia de Buenos Aires (COKIBA) presentaron los expedientes con los protocolos correspondientes para que se lo considere servicio esencial, tanto a nivel provincial como en cada municipio bonaerense.

El pedido del sector lleva más de un mes sin soluciones por parte del Municipio. La semana pasada Garro indicó en sus redes sociales que habilitarían el servicio para que fuera considerado esencial, pero no firmó la resolución y los kinesiólogos siguen a la espera.

En diálogo con Contexto, la kinesióloga platense Claudia Páramo expresó que no quieren «hacer abandono» de sus pacientes: «Sabemos que nuestra atención es fundamental. En la mayoría de las patologías la teleasistencia no alcanza. La farmacología nunca puede ser sustituta de la intervención, y en el caso de que se deba recurrir a pastillas para mitigar dolores, o por ejemplo desinflamar zonas, puede acarrear a futuro problemas gastrointestinales. Por nuestros pacientes es que hoy vinimos al municipio a dejar nuestra carta a Julio Garro».

En nuestra ciudad hay 350 profesionales, que forman parte de la Delegación 1 del Colegio provincial (La Plata, Berisso, Ensenada, Brandsen, Magdalena y Punta Indio). Dicha Delegación nuclea a quinientos kinesiólogos, y por el momento solo han vuelto a atender las y los profesionales de Brandsen.

Si bien en toda la provincia la atención domiciliaria está habilitada para algunas patologías, Claudia explicó que «las obras sociales no reconocen dicha atención, por lo que los pacientes deberían abonar esa práctica de manera particular, y si alguien de La Plata se quiebra, o debe ser operado y debe recibir tratamiento de rehabilitación, esa práctica la debe hacer en otro municipio habilitado, lo que implica viajar y trasladarse entre jurisdicciones en el contexto de pandemia, y con una hinchazón o una inflación dolorosa».

Durante la mañana de ayer se acercaron al Palacio Municipal el presidente del COKIBA, Juan Felipe Orta, el delegado regional y alrededor de doce profesionales. Luego de un debate que se dio de manera virtual, decidieron concurrir al reclamo ante el Municipio solo una minoría representante para cumplir con el aislamiento preventivo y obligatorio, debido a que son agentes de Salud y entienden que lo primordial es el cuidado personal y de los otros.

Si bien esperaban una respuesta concreta y tenían la esperanza de ser atendidos por el intendente, el funcionario que los recibió les comunicó que se trabajará en resolver la situación y que, en el caso de haber una resolución que los habilite a volver a atender en sus consultorios, será el próximo sábado.

A pesar de no obtener una solución, esperan que el Municipio platense resuelva en concordancia con otros municipios bonaerenses, como La Matanza, Vicente López, San Martín o San Isidro, donde sus colegas han vuelto a realizar la atención de pacientes tanto en consultorios externos como en particulares.

En plena pandemia, la ausencia del Estado municipal generó una concentración durante varias horas del día frente al palacio de calle 12. A la demanda de los kinesiólogos se sumaron los Centros de Atención y Desarrollo Infantil (CADI), que aún no recibieron asistencia y no pueden sustentarse económicamente, y las referentes de la Campaña por el Aborto Legal, que marcharon en reclamo al intendente y al secretario de Salud, Enrique Rifourcat.