Con el foco puesto en los barrios populares, Fernández anunció la extensión de la cuarentena

Se extenderá hasta el 7 de junio inclusive en el AMBA, que concentra el 87% de los casos. "No vamos a escatimar los esfuerzos del Estado para seguir ayudando", aseguró el presidente.

380

Junto con el gobernador Axel Kicillof y el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, Alberto Fernández anunció que el aislamiento continuará en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA), donde se intensificarán controles y testeos, mayormente en los barrios populares. «Vamos a ocuparnos de ellos más que de nadie, porque son los que más están necesitando», manifestó el presidente.

Tras el parte diario que contabilizó un total de 11.353 casos positivos en el país, Fernández anunció una nueva etapa de la cuarentena, que pondrá el foco en los barrios populares, donde los últimos días se registró un incremento exponencial de contagios, fundamentalmente en CABA, Gran Chaco, Gran Córdoba y el Gran Buenos Aires, según detalló.

El presidente destacó que, a diferencia del AMBA, «en la Argentina de hoy, un gran número de provincias se ha recuperado por encima del 80%». «Lo que hemos hecho ha servido mucho. Eso se logró por la cuarentena y las restricciones que hemos puesto al transporte», destacó.

Con las habituales filminas, el jefe de Estado explicó que el 87,5% de los casos se concentran en el AMBA, donde la duplicación de casos es cada 13,4 días, a diferencia del país, que es de 33. Asimismo, destacó que la tasa de ocupación de camas de terapia intensivas por infección del COVID-19 es de alrededor del 5%. «Está muy lejos de estar plenamente ocupado. Esto es un éxito de la cuarentena, porque hicimos cuarentena pudimos ordenar el sistema de salud», destacó.

«Vamos a abordar el problema exactamente allí donde está», anunció, «vamos a poner los esfuerzos en los barrios populares, que viven en situaciones difíciles: mucha gente en poco espacio y que, como todos nosotros, viven en familia, en lugares muy reducidos, que cuando uno se contagia contagia al otro con facilitad».

«Vamos a trabajar básicamente para ellos, vamos a poner nuestro esfuerzo en ellos», aseguró. «Vamos a aumentar la cantidad de test para saber exactamente dónde está el virus. Los casos van a subir porque ahora hemos detectado dónde está el virus. No sabemos cuántos están infectados».

En este marco, afirmó que se brindarán «más comodidades» a la hora de hacer el test en los barrios populares, y pidió «aceptar las recomendaciones médicas», «también para cuidar a los que cuidan a la gente, garantizar que aquellas mujeres, las grandes hacedoras, cuidar la salud de las que cocinan para el barrio, protegerlas».

Asimismo, adelantó que se continuará con la asistencia alimentaria mediante la tarjeta alimentaria y los diversos programas sociales. «La gente de los barrios populares necesita apoyo económico y no vamos a escatimar esfuerzos del Estado para seguir ayudando», aseguró. «Cuando asumí dije que iba a dar una batalla decidida contra el hambre; no voy a dejar que el hambre ocurra en la pandemia», sostuvo.

Para finalizar, el presidente se refirió a sus palabras al asumir. «Los últimos serán los primeros. De ellos vamos a ocuparnos más que de nadie, porque son los que más están necesitando», sostuvo.

«Estamos haciendo las cosas bien. Pero falta mucho por delante. Hemos logrado en un tiempo difícil unirnos en el trabajo por la mejor causa, que es cuidar la salud de la gente», concluyó.

Rodríguez Larreta, que en su distrito concentra la mayor cantidad de los casos, explicó que «la evolución de datos del contagio en la ciudad dio un salto muy grande, lo que implica un aumento significativo». El jefe de Gobierno porteño aseguró que «trabajará en fortalecer los controles en el transporte público, solo para trabajadores de actividades esenciales», y «se reforzarán controles en veinte entradas entre la capital y el conurbano». «En barrios vulnerables triplicamos presencia y reforzamos medidas y aislamiento. Mayor testeo requiere mayor agilidad en el aislamiento», dijo.

Kicillof, por su parte, destacó que «la curva de contagios se está acelerando mucho», y que en el Gran Buenos Aires se quintuplicaron los contagios. En este marco, apuntó contra quienes cuestionan el aislamiento: «Aquellos que atacan la cuarentena se olvidan que la cuarentena salvó vidas».

«En este tiempo pudimos prepararnos. En la provincia ampliamos la infraestructura de salud, que estaba muy deteriorada», sostuvo Kicillof, quien detalló que duplicaron la cantidad de camas de terapia intensiva y se realizaron más de 125 obras en dos meses.

«Tenemos que hacer un esfuerzo más, no tenemos que bajar los brazos, no podemos relajarnos», pidió a las y los bonaerenses. «Hay que quedarse en la casa. Si crecen los contagios no se puede flexibilizar», insistió.

El gobernador destacó que en la provincia «las industrias podrán abrir con protocolos estrictos», y explicó que se han abierto más de quinientas en todo el territorio bonaerense, en tanto que «con el comercio se seguirá igual que hasta ahora, solo barrial, pero no en las grandes arterias». Asimismo, adelantó que el rubro de la construcción no se habilitará. Y anunció que «el transporte solo se utilizará para los trabajadores esenciales», y será de «utilización obligatoria la aplicación Cuidar para que tengan el certificado en el teléfono».