Exigen respuestas a Garro por la crítica situación de los bomberos voluntarios en la periferia

El cuartel que cubre la zona platense de El Peligro casi no tiene fondos para sostenerse, y la Comuna no muestra presencia. Con el agravamiento de la cuarentena, se torna imposible continuar con la ayuda comunitaria que hasta el momento lograba aliviar el problema.

1015

La delicada situación económica de los barrios de la periferia platense –agravada por la parálisis económica de la cuarentena recrudece también en el estado de sus instituciones. En este caso, la Asociación de Bomberos Voluntarios de la zona platense de El Peligro enfrenta un estado crítico y las autoridades de la Municipalidad no dan respuestas. Sus directivos piden una solución urgente para un servicio elemental que cubre a unos 9.000 habitantes de la zona.

Con colectas y recaudaciones mínimas a base de rifas, colaboraciones y una cuota social de 80 pesos, el cuartel intenta subsistir con la ayuda de la comunidad local. No obstante, el aislamiento complicó aún más las medidas de sustento. Ahora demandan la presencia inmediata de la Comuna.

«Necesitamos la ayuda del Municipio. Hemos intentado llegar por todos los medios posibles, previo a la pandemia. Por eso llegamos a esta situación. Hace algunas semanas intentamos ser recibidos. La cuarentena no es excusa para no recibir a dos personas que buscan una solución a un problema urgente. Si en este momento hubiera un incendio o un siniestro, nosotros saldríamos igual porque tenemos la obligación legal de hacerlo», dijo a Contexto Liliana Aller, presidenta de la Asociación de Bomberos Voluntarios de El Peligro.

«Los gastos fijos que tenemos es el mayor problema que tenemos. En el aspecto operativo, sostenerse depende de tener combustible, los cuerpos funcionando, en este momento tenemos las guardias reducidas. En un momento, hace unos años, el Municipio nos dio un subsidio para comprar un autobomba. Pero tenemos gastos fijos de mantenimiento, reparaciones. Lo que nos indigna ahora es el silencio que hay; estamos decepcionados con nuestras autoridades», estimó la responsable del cuerpo de bomberos.

«En los últimos meses fuimos gastando los últimos ahorros que nos quedaban. Llegamos al punto de poner a la venta un kit forestal, una unidad de incendio que empezamos a usar los primeros años del cuartel. Mientras tanto, sobrevivimos haciendo ‘vaquitas’, por así decirlo. Los integrantes del cuerpo incluso se ven afectados por la pandemia. Desde el inicio de la cuarentena estamos haciendo trabajo de desinfección en la vía pública, trabajando en desinfección de escuelas, comercios», comentó a Contexto Juan D’Eramo, jefe de cuerpo activo de la institución.

Con 104 kilómetros cuadrados, la lejanía de El Peligro respecto del casco céntrico platense volvió primordial la necesidad de contar con un cuartel propio. La dotación de policía, por ejemplo, está compartida con la localidad de Abasto. Con subsidios logrados por parte del gobierno de la provincia hace dos años, la situación en la actualidad se vuelve insostenible.

Fundado en diciembre de 2015, Bomberos Voluntarios de El Peligro cuenta con un consejo directivo compuesto por vecinos de la zona. En la actualidad, cuenta con un cuerpo activo de 36 bomberos voluntarios, hombres y mujeres; diez aspirantes en pleno curso y una escuela de cadetes con quince inscritos. Desde el inicio de la cuarentena, la escuela cortó sus funciones y cubre sus contenidos con clases teóricas en línea.

«Lo que más nos desconcierta es la falta de empatía por parte del Municipio. Hay novecientos cuarteles de bomberos voluntarios en todo el país. Puedo asegurar que todos tienen relación con los municipios. Todos los intendentes tienen presente la importancia de un cuartel de bomberos voluntarios. En los distritos vecinos, por ejemplo, Ensenada, Brandsen, San Vicente, Berisso, todos saben la tarea, la capacitación, de qué dependen, cuál es su importancia en crisis. Todos tienen convenios, son recibidos por los intendentes», agregó Aller.