En pleno marco de lucha, trabajadores del Islas Malvinas denuncian extorsiones y amenazas

Luego de iniciarse el conflicto por despidos y precarización en el restaurante del centro cultural, los empleados denunciaron ataques y llamados telefónicos intimidatorios. La situación se repite en otros espacios de la misma empresa. Este viernes marcharán otra vez.

335

A más de un mes de iniciarse el conflicto por despidos en el restaurante del Centro Cultural Islas Malvinas, la situación se profundiza ante denuncias de amenazas y extorsiones dirigidas hacia los trabajadores del lugar, ahora en pleno marco de lucha. Mientras transcurre la cuarentena, la veintena de empleados del local gastronómico del espacio municipal de 20 y 50 volverá a marchar este viernes para visibilizar la situación.

En esta ocasión, una de las tantas trabajadoras que se mantiene reclamando por los despidos irregulares, salarios adeudados y reconocimiento de garantías laborales, recibió en la última semana una llamada de extorsión por parte de personas que intentaron hacerse pasar por periodistas.

«En principio lo que hicieron fue publicar nuestros números en páginas de venta como OLX, que estábamos dando ‘mascotas en adopción’. Empezamos a recibir decenas de llamados de gente, solo para marearnos y confundirnos. Al tercer o cuarto llamado, ya empezaba a hablar gente que nos insultaba y amenazaba», dijo a Contexto uno de los empleados despedidos del Centro Cultural Islas Malvinas.

«Después, un hombre llamó a una compañera haciéndose pasar por productor de la Radio Cielo bajo el nombre de Sambucetti. El llamado fue a medianoche para citarla al otro día en la radio a la tarde. Entre medio, el tipo intentó sacarle información, sobre si había partidos políticos involucrados en el reclamo, si tenían pruebas para demostrar sus acusaciones. Luego, empezó a atacarla y decir que la protesta no iba a llegar a ningún lado», explicó. Al otro día, los trabajadores se comunicaron con la radio, donde les dijeron que nadie con ese apellido trabajaba como productor en el medio.

Las intimidaciones y comentarios agresivos continuaron a través de mensajes directos de Instagram desde cuentas falsas, hacia la cuenta que las y los trabajadores abrieron para comunicar y hacer visibles los reclamos.

Cabe recordar que el problema se inició el 10 de abril, cuando los encargados del local decidieron pagar los sueldos a sus empleados con recortes de 6.000 pesos por la misma cantidad de horas habituales (ocho horas diarias, siete días a la semana, en negro). Los reiterados reclamos hacia los dueños desembocaron en el cese de actividades de todos los empleados.

En tanto, la protesta toma relevancia al tratarse de una empresa concesionada por la Municipalidad de La Plata, cuyos dueños son señalados como íntimos allegados al intendente Julio Garro. Según han informado las y los trabajadores, las miradas apuntan al responsable de la firma privada Candy Cake, Rodrigo Moralejo, quien actuaría como testaferro de José Spinelli, hombre del círculo más cercano al jefe comunal de La Plata.

Candy Cake también mantiene la concesión para gestionar otros espacios gastronómicos de la órbita municipal, tales como el Restaurante Pasaje Dardo Rocha, el buffet de la Terminal de Ómnibus, el Centro Cultural de Los Hornos, la República de los Niños. Con sus actividades suspendidas y su personal a la deriva, los trabajadores decidieron organizarse y manifestar sus reclamos en conjunto. Mañana viernes se movilizarán hacia el Ministerio de Trabajo.

«Es complicado porque detrás de todo esto está Garro, quien tiene contacto con los dueños de estas concesionarias. A mí me han dicho de todo, me han llamado para agredirme. La situación es compleja», dijo a Contexto Evelyn Acosta, la empleada del Islas Malvinas que fue contactada por el falso periodista radial.

«Estamos organizando un red de trabajadores que estamos en esta situación. Vamos a movilizarnos mañana viernes a las 11 de la mañana hacia el Ministerio de Trabajo como ya hicimos antes. Estamos tratando de coordinar con gente del café París, de Frawens, que también cerró y está en una situación similar», agregó Acosta.