Kicillof lanzó el programa de Bonaerenses Solidarios y Solidarias: «Queremos convertir una acción individual en colectiva»

Con fuerte anclaje territorial, el gobernador lanzó un programa para encauzar las tareas solidarias y articular con la comunidad.

387

Con el foco puesto en los posibles contagios en los barrios populares, el gobierno bonaerense lanzó el programa Bonaerenses Solidarios y Solidarias en busca de sumar personas a colaborar con la lucha contra el COVID-19. «Queremos convertir una acción individual en colectiva», manifestó el gobernador Axel Kicillof en conferencia de prensa, junto con el jefe de Gabinete, Carlos Bianco, la vicegobernadora, Verónica Magario, y los ministros Daniel Gollán (Salud) y Andrés Larroque (Desarrollo de la Comunidad).

«Hemos puesto todo el poder del Estado en el territorio, en los barrios, y ahora lo que queremos hacer es reforzarlo con la participación de voluntarios de los Bonaerenses Solidarios», comenzó anunciando Bianco, quien se refirió al «tema candente» de los contagios en los barrios populares de CABA. Si bien reconoció que en la provincia aún no se registran estos niveles, destacó que la idea es reforzar la presencia allí.

«El programa tiene como objetivo incorporar a todos aquellos bonaerenses que quieran colaborar, ayudar, dar una mano, en la lucha contra el COVID y en las consecuencias económicas y sociales que tiene», explicó Bianco.

A través de un formulario online, las personas podrán inscribirse. Para ello deberán ser mayores de edad, con domicilio en la provincia, que no sean personas que integran grupos de riesgo ni convivan con personas de riesgo. Las actividades serán cuatro: colaboración en lugares de aislamiento, ayuda en merenderos populares, monitoreo de precios y abastecimiento de productos, y acompañamiento de casos de violencia de género.

Por su parte, Gollán se refirió a la nueva etapa de «vigilancia epidemiológica sanitaria» que encara la provincia, pasando ahora «a una vigilancia activa». «Vamos a pasar a una etapa de mayor vigilancia sanitaria, casa por casa, barrio por barrio», explicó el ministro. La prueba piloto de esta fase ya se realizó en Quilmes y en San Vicente, donde se realizaron test febriles y se encontró un solo caso positivo en diez mil personas testeadas.

Al igual que Bianco, Gollán manifestó su preocupación «por lo que pasa en las villas y asentamientos populares de ciudad de Buenos Aires», por lo que destacó la importancia de «reforzar los sistemas de alerta temprana».

En uno de sus primeros discursos como ministro, Larroque destacó la solidaridad de los y las bonaerenses. «Estaríamos pasando del sentimiento solidario a la organización de esa solidaridad. El contexto no nos permite que cualquiera pueda hacer lo que quiera, sino que nosotros tenemos que poder planificar en función de los ejes» del programa, explicó el titular de Desarrollo de la Comunidad.

«Hay una multiplicidad de tareas que tienen que ver con la asistencia a la actividad sanitaria, pero también tienen que ver con detectar problemas sociales, problemas fundamentalmente alrededor de la alimentación, pero también otra serie de problemáticas que los voluntarios y las voluntarias, los bonaerenses y las bonaerensas solidarios, podrán detectar para que podamos asistir lo más rápido posible», sostuvo Larroque.

Por su parte, Magario detalló que se trata de «un programa esencial» para esta etapa de la pandemia. «Es tiempo de que, además de los ministerios, el gobernador y los intendentes, podamos comenzar a articular con la comunidad, con los bonaerenses que quieran solidarizarse y ser parte de esta organización y prevención».

«Vamos a desarrollar tareas para poder abarcar todas las problemáticas que se van dando en nuestros lugares y barrios, desde un control permanente de la epidemia, hasta el acompañamiento de las distintas situaciones. Ya sea de necesidades de alimentos, de organización y de violencias en todos aspectos, además del control de precios y del abastecimiento», agregó.

El cierre estuvo a cargo de Kicillof. «Queremos un rol más activo, vinculado a las acciones que lleva adelante cada una de las áreas del gobierno. Hay muchas ganas de ayudar, pero esa ayuda trae riesgos porque estamos ante una enfermedad sumamente contagiosa. Los ministerios van a coordinar esta tarea de miles de bonaerenses», manifestó el gobernador.

«Queremos convertir una acción individual en colectiva. Vamos a proveer elementos necesarios, bajo indicación y normativa de la provincia. Hay una solidaridad explosiva. Si podemos coordinarla, mucho mejor. Estamos seguros que va a tener mucha acogida y acompañamiento», agregó.

Kicillof también se refirió a la situación en CABA, a la que el COVID-19 «afecta de distinta manera, por eso tenemos que atacar de manera distinta. A través de la contribución solidaria vamos a tener una posibilidad de mayor llegada».

«Con esto vamos a tener una multiplicación de asistencia. Convocamos a los y las bonaerenses que sientan el llamado a ayudar y a decirnos en qué tareas se van a sentir más cómodos en ayudar. De esta crisis nos saca un Estado presente y entre todos», concluyó.