Por Pablo Pellegrino

El gobernador bonaerense, Axel Kicillof, brindó una conferencia de prensa junto al jefe de Gabinete, Carlos Bianco, y el ministro de Salud, Daniel Gollán, en la que dieron precisiones sobre la nueva etapa del aislamiento social preventivo y obligatorio que estableció el gobierno nacional con el decreto publicado el lunes. 

En la nueva norma instrumentada por la Administración de Alberto Fernández se contempla la posibilidad de abrir nuevas actividades productivas, comerciales y de esparcimiento para departamentos y localidades que no superen los 500.000 habitantes con estricto cumplimiento de protocolos sanitarios. Asimismo, se contempla la posibilidad de que las jurisdicciones provinciales habiliten actividades de esparcimiento para niños y niñas, que en el caso de la provincia será la posibilidad de acompañar a los padres o adultos bajo su cuidado a hacer compras en comercios de proximidad. 

El decreto del gobierno nacional habilita unas dieciocho ramas industriales que, en todos los casos, deberán presentar una solicitud ante Provincia que luego será evaluada por la Jefatura de Ministros de la nación. Para el caso del Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA), los controles serán más estrictos y para todos los casos las empresas deberán hacerse cargo del transporte de los trabajadores. 

Sobre ese punto, los funcionarios destacaron que a partir de ahora el transporte público estará solo habilitado para trabajadoras y trabajadores vinculados a actividades esenciales, por lo que el resto de actividades deberá resolver la movilidad de sus empleados, también con protocolos de sanidad. 

Para la rama comercial, el criterio será el mismo que hasta ahora: los municipios pedirán la apertura de determinadas ramas, siempre dentro del esquema de comercios de proximidad, y la provincia evaluará si es habilitado o no. Quedan fuera de las excepciones los centros de compras y shoppings que puedan generar grandes aglomeraciones de personas, y habrá controles muy estrictos para locales céntricos concurridos y peatonales comerciales. 

«El mensaje central sigue siendo ‘quédate en casa’. Es la única forma de prevenir de manera certera y efectiva el contagio», dijo el gobernador durante la conferencia, y destacó que, aunque haya nuevas actividades permitidas, «no nos podemos dar el lujo de la normalidad». 

El gobernador resaltó el control de la pandemia logrado en el interior bonaerense con «férreos controles» en los ingresos de pueblos y ciudades que permitieron no tener casos o neutralizarlos, por lo que se pudieron abrir distintas actividades a pedido de los intendentes. «En el caso del Gran Buenos Aires, tenemos una situación distinta», manifestó. 

«El que no entienda esto y quiera presionar con abrir todo y olvidarse de la cuestión está absolutamente equivocado y poniendo en riesgo a los demás, generando falsas noticias e impresiones para que la gente piense en volver a todo como era antes», cuestionó. 

En esa línea, enfatizó que la situación no volverá a la normalidad «porque los países que están como si no hubiera pasado nada tienen hoy que lamentar a miles de víctimas fatales, cosa que no ocurre hoy en la provincia de Buenos Aires y la Argentina y no vamos a permitir que pase».