A días de iniciarse la nueva etapa de aislamiento preventivo que iniciará el próximo 10 de mayo, el conjunto de intendentes bonaerenses se prepara para afrontar el nuevo escenario de cuarentena administrada en todo el territorio. En ese sentido, alcaldes de distintos espacios políticos coinciden en los resultados positivos de las medidas adoptadas por el gobierno y destacan el diálogo logrado por Axel Kicillof para atender las múltiples demandas de cada zona.

En un marco de suma complejidad, la provincia de Buenos Aires se presenta como el territorio de mayor delicadeza en materia de lucha contra el COVID-19. En un mismo territorio, comparte jurisdicción el aglomerado más grande y de mayor densidad poblacional del país, junto a decenas de pueblos y ciudades de baja población con sus propias particularidades. Los intendentes, en tanto, se han posicionado como figuras clave para mediar ese escenario de cara a la alta esfera política.

Durante el día de ayer, Kicillof mantuvo una videoconferencia con un nutrido sector de los 135 intendentes bonaerenses, en este caso de la Tercera Sección Electoral, donde volvieron a discutir inquietudes, unificar criterios y presentar las diferentes necesidades que atraviesa cada distrito, no solo en materia sanitaria, sino también económica y productiva. Dos de ellos conversaron con Contexto, repasaron el avance de la cuarentena y arrojaron una perspectiva de lo que se viene.

«Tenemos controles permanentes en los accesos de la ciudad, que están prácticamente cerrados. Creemos que el éxito de esto tiene que ver con haber sido estrictos en ese aspecto. Así lo hemos hablado con nuestro Comité de Crisis. Ahora necesitamos organizar las cuestiones de primera necesidad. En ese aspecto, el gobernador y los ministros han estado de manera permanente para acompañar nuestra situación», dijo Fabián Cagliardi, intendente de Berisso, ciudad que atraviesa fuertes complejidades sociales después de cuatro años bajo administración de Cambiemos.

«Nosotros tenemos un municipio que estaba fundido cuando lo agarramos. Ahora logramos ponernos al día con los sueldos, no estamos debiendo nada. Por otro lado, el vecino de Berisso vive, en casi la mitad de los casos, en la economía informal. Tenemos al pintor, electricista, plomero, que hoy no puede trabajar. Esa es la gente sobre la que tenemos que poner atención, que es la que va a las ollas populares a buscar la vianda», sostuvo Cagliardi.

Otro de los jefes comunales de la Tercera que ayer mantuvo diálogo con el gobernador fue el intendente de Berazategui, Juan José Mussi, quien también mantiene el estricto esquema de la cuarentena en su distrito. «Lo digo como intendente y también como médico: mirando lo que sucede en otros países, nuestro balance es altamente positivo. Nosotros somos un conglomerado urbano, vamos a seguir las medidas en el orden provincial y nacional. No somos un municipio del interior sin casos. Aquí cruzamos la calle y tenemos riesgo», dijo a Contexto, y agregó: «Por eso la coordinación es clave. Nosotros tenemos que entender que no somos una isla, ni los municipios ni la provincia. Formamos parte de un mismo contexto y tenemos que colaborar a arreglarnos con lo que podamos hacer».

En los últimos días, se oficializó el listado de distritos que ya han comenzado a recibir las habilitaciones de flexibilización de cuarentena por parte de Provincia, un paso clave para la paulatina reactivación económica que preocupa a los intendentes. En su mayoría, los más de treinta municipios que comenzaron con aperturas pertenecen al interior de la provincia y han decidido poner en marcha cuanto antes la mentada «administración» del aislamiento, gracias al trabajo conjunto con Kicillof.

«Ya hemos autorizado varias actividades en este tipo de distritos como el mío. No todas, porque ha habido algunos casos aislados, aunque ninguno grave, y hay que cuidarse. Acá esta semana hemos abierto la obra privada, las peluquerías y los consultorios kinesiológicos, más las nuevas actividades que ya se habían habilitado anteriormente», señaló a Contexto Guillermo Britos, intendente de Chivilcoy, de la Cuarta Sección.

Junto con otros alcaldes de espacios vecinalistas y de Consenso Federal, como Cecilio Salazar (San Pedro), Carlos Sánchez (Tres Arroyos), Juan Miguel Nosetti (Salliqueló) y Carlos Bevilacqua (Villarino), Britos integra un reciente bloque independiente de intendentes que, sin pertenecer al Frente de Todos, coinciden en la necesidad de licuar las diferencias y generar consensos con el gobierno de Kicillof.

«Estamos los seis decididos a obrar de manera responsable. Hoy hay que olvidarse de la palabra oposición. Hay que trabajar en conjunto desde todos los espacios para resolver los problemas de la gente. Hay que marcar una diferencia con esta bendita grieta que divide a los argentinos»

«Estamos los seis decididos a obrar de manera responsable. Hoy hay que olvidarse de la palabra oposición. Hay que trabajar en conjunto desde todos los espacios para resolver los problemas de la gente. Hay que marcar una diferencia con esta bendita grieta que divide a los argentinos. Querer sacar rédito político con esto, como se ha visto hace un tiempo con algunos sectores, es muy miserable. Creo que muchos otros intendentes se van a sumar a esto», comentó el mandatario de Chivilcoy.

En esa misma línea se pronunció Francisco Echarren, intendente de Castelli –ciudad que hoy se ubica entre los territorios sin ningún caso de coronavirus–, quien hizo un balance positivo de la cuarentena y remarcó el rumbo adoptado por Provincia y Nación.

«A pesar de no tener casos sospechosos ni positivos, no abrimos la circulación. Sí permitimos una flexibilización de la actividad comercial, con todas las medidas correspondientes. Sabemos que además de la crisis sanitaria hay una fuerte crisis económica. En ese sentido, el trabajo de Provincia fue fundamental», dijo Echarren en comunicación con Contexto.

«Yo soy intendente hace nueve años y en todo ese tiempo no vi nunca un gobernador que hable tanto con los intendentes como Kicillof. Ya sea a través de videoconferencia o yendo a los municipios, estamos en permanente coordinación, y gracias a eso la provincia de Buenos Aires está teniendo una muy buena performance. Incluso los propios medios están comparando el trabajo de provincia con CABA, teniendo en cuenta la enorme complejidad del territorio bonaerense», agregó el intendente de Castelli.