El cierre del restobar del Centro Cultural Islas Malvinas y la paralización de las actividades de la República de los Niños en el marco del aislamiento social, preventivo y obligatorio dejaron a sus trabajadores y trabajadoras en una situación de incertidumbre, sin percibir sus salarios y con el temor a perder definitivamente su puesto laboral. Tras semanas de exigir soluciones al Municipio que terceriza estos espacios, este miércoles decidieron movilizarse en conjunto.

Cuando el gobierno nacional decretó el aislamiento preventivo, el restobar del Islas Malvinas cerró sus puertas y, tras semanas de silencio, convocó a sus veintiocho trabajadores y trabajadoras, anunció que volvería a funcionar mediante delivery y a la hora de abonar los salarios solo pagó una parte. Tras los reclamos correspondientes, los empresarios a cargo dejaron de atender el teléfono y avanzaron con el cierre del lugar.

Situación similar atravesaron los 48 trabajadores y trabajadoras del parque de juegos de la República de los Niños. Luego de una serie de conflictos durante el verano con el empresario a cargo de Vica Waikitun, en marzo, producto de la pandemia, dejaron de asistir a su lugar de trabajo y hoy no reciben sus salarios ni respuestas.

Según detallan, y según se puede ver en las redes sociales, tanto el empresario a cargo del restobar, Jose Spinelli, como uno de los socios del parque de juegos, Hugo Fabián Vidal, mantienen un vínculo de amistad con el jefe comunal Julio Garro, por lo que acusan al intendente de «hacer oídos sordos» a sus reclamos y protegerlos. En este escenario, decidieron unir fuerzas.

«Necesitamos una respuesta del intendente, ya que la concesión es municipal y está otorgada a uno de sus amigos. Todavía no tenemos respuesta sobre nuestra fuente laboral y tampoco hemos recibido el salario del mes», explicó Diego, uno de los trabajadores del restaurante, en diálogo con Contexto. «Les mandamos mensajes, les mandamos cartas, no responden nada», agregó.

Quienes trabajan en la República de los Niños hace días que se acercan a la Comuna en busca de respuestas y una reunión con Garro. «Las únicas respuestas que tuvimos de la Municipalidad fueron agresiones, amenazas y mentiras», explicó Karina, una de las trabajadoras, en diálogo con Contexto.

Ayer, el Municipio dio a conocer la noticia de que se denunciará penalmente a uno de los socios a cargo de Vica Waikitun por no pagar los salarios, mientras que se llamará a una nueva licitación. «No conforme con ello, intentaron utilizar a los trabajadores y amenazar a las autoridades del Municipio con efectuar un ‘acampe’ para exigir que se renueve la concesión por los próximos 4 años, para luego proceder a abonar los sueldos correspondientes», informaron desde la Comuna.

Los trabajadores desmintieron que quisieran realizar un acampe y ratificaron que lo único que buscan es percibir sus salarios y tener continuidad laboral. «Nos tratan como delincuentes, cuando lo único que hicimos fue reclamar nuestros derechos como trabajadores. Nadie hizo ningún disturbio, estábamos con nuestros barbijos respetando la distancia. Es una falta de respeto para cada uno de mis compañeros», sostuvo Karina.

Otra de las respuestas de la Comuna al conflicto fue la entrega de bolsones de comida. «Yo alquilo, hace dos meses que no puedo pagar el alquiler. Es vergonzoso», sostuvo la trabajadora. «Ya no tenemos nada de nada, hace tres días que estamos yendo a la Municipalidad y ni siquiera tenemos plata para un café. Es una locura», agregó.

Los trabajadores, junto con un ex socio inversor de Vica Waikitun, decidieron presentar un proyecto ante el Ministerio de Trabajo bonaerense para garantizar los puestos laborales. Si bien la iniciativa fue aprobada por la cartera provincial, aún no tiene el visto bueno de la Municipalidad. «No sabemos por qué la Municipalidad se hecha para atrás», sotuvo Karina. «No puede ser que no tengamos una solución, una respuesta. El intendente está donde está por el voto de la gente. Se debe al pueblo y a los trabajadores y hace más de un mes que está haciendo oídos sordos a nuestros reclamos», concluyó.