Referentes de los Comités Populares de Crisis que se armaron en las localidades platenses para hacerle frente a la pandemia y sus consecuencias en las barriadas populares entregaron esta mañana un pliego de reclamos a Julio Garro para exigirle la consolidación de un Comité de Emergencia Plural, con todos los actores, para atender las demandas de los barrios: alimentación, trabajo y atención sanitaria.

En las últimas semanas, en La Plata, por fuera del cuadrado fundacional, se fueron creando los denominados Comités Populares de Crisis, conformados por organizaciones sociales, vecinales, políticas y religiosas y trabajadores y trabajadoras de instituciones sanitarias y educativas, que trabajan día a día en los territorios y que ahora, producto de la pandemia, se encuentran redoblando esfuerzos.

Estos espacios se reúnen semanalmente, con una notoria ausencia de autoridades municipales, ni siquiera quienes están al frente de las delegaciones. Paralelamente, el Municipio armó su Comité de Emergencia y estas organizaciones no fueron convocadas, por lo que este lunes volvieron a reclamar por un espacio plural y diverso.

«El planteo concreto es que Garro convoque a un comité para coordinar políticas en la ciudad de La Plata y que integre al territorio, a los referentes del territorio, para ser parte», explicó a Contexto Edgardo Jalil, de la Agrupación Evita, parte de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP), quien detalló que en cada comité hoy hay setenta u ochenta organizaciones por la localidad «que quieren ser parte de la solución».

Además del armado del comité, las organizaciones destacaron la necesidad de fortalecer las salas barriales de salud, donde se registra falta de insumos y de personal, al tiempo que piden saber qué políticas se están aplicando para el aislamiento de personas con COVID-19 y para atender las situaciones de violencia de género e intrafamiliar.

Por otra parte, en el petitorio ponen el foco en la situación económica, con impacto directo en comercios, pymes, taxistas, transportistas, productores y cooperativistas. «El gobierno Municipal debe tomar medidas que favorezcan a estos sectores», indicaron.

En el cuarto punto, pusieron el eje en la cuestión alimentaria. «Los comedores y merenderos comunitarios han triplicado sus asistentes. En la mayoría de los comedores de nuestra ciudad no hay más alimentos para cocinar. Es necesario un mayor esfuerzo para reforzar la distribución de alimentos», indicaron.

Para Jalil, «en la periferia se está haciendo muy poco o casi nada», y hoy se registran otras problemáticas «no únicamente por el tema del coronavirus, sino que hay problemas con el dengue, en el aumento constante de personas asistiendo a comedores, vemos que los cooperativistas que están constantemente exponiéndose en la vía pública no tienen aumento».

«Garro hace cinco años brilla por su ausencia en los barrios populares, que vienen con problemas que esta gestión no ha querido resolver», apuntó en tanto Cristian Medina, referente de Barrios de Pie. «Toda la situación crítica que allí vivimos se ha potenciado sobremanera con la pandemia y la cuarentena», destacó.

En este escenario, desde las organizaciones piden «ser parte de la solución». «La cuestión es grave. Necesitamos que el intendente se comprometa, en principio, convocando a un comité municipal de emergencia amplio, con los actores que estamos llevando un poco de alivio a los sectores más castigados, y que a partir de ello muestre su voluntad de escuchar y articular», sostuvo por su parte Natalia López, delegada provincial del INADI.

«Queremos poder llegar con todas las políticas nacionales, provinciales y las que se construyan desde el Municipio lo más rápido posible», agregó por su parte Jalil. «Queremos ser parte para poder articular una batería de políticas. Sería una lástima no utilizar a las organizaciones territoriales que quieren dar una mano para resolverlo», concluyó.