Kicillof a la espera de la indicación médica para realizarse el hisopado

El gobernador de la provincia de Buenos Aires habló por radio La Red sobre su visita al hospital Manuel Belgrano, donde quince personas fueron infectadas de COVID-19. Además, aclaró: "Hoy tengo una reunión con el presidente, pero por prevención será por videoconferencia".

529

En declaraciones radiales, esta mañana el gobernador Axel Kicillof aseguró que no tuvo contacto estrecho con las personas infectadas por COVID-19 en el Hospital Belgrano. Sin embargo, a pesar de no tener ningún síntoma, aseguró que está esperando que los médicos le indiquen si es necesario que se realice el hisopado para ser diagnosticado. «No estuve en contacto estrecho con nadie que tuviera la enfermedad. Hoy tengo una reunión en Olivos. Por un tema de responsabilidad no voy a ir, lo voy a hacer por videoconferencia», afirmó.

El gobernador también mostró preocupación por los contagios intrahospitalarias a raíz de los casos dados tanto en el Hospital Belgrano, en donde el mandatario estuvo inaugurando un área la semana pasada, como en el Hospital Gutiérrez de La Plata, donde se conocieron al menos tres casos confirmados esta semana. En tal sentido, dispuso que «lo que tenemos que hacer es usar todos los protocolos». Y explicó que en la provincia serán obligatorios los tapabocas, no así los barbijos establecidos para el personal de salud. «No queremos que la gente use los barbijos que son para los médicos», expresó.

Con respecto a las medidas anunciadas por el presidente Alberto Fernández durante el fin de semana, en las cuales el mandatario indicó que en diálogo con los gobernadores podrían analizar que ciertos municipios distendieran la cuarentena, Kicillof explicó que hay 58 municipios que tienen «cero contagios». Por lo tanto, en muchos pueblos se van a tomar «más medidas para impedir el ingreso del contagio y ensayar con algunas actividades que podrían llevarse adelante, pero con protocolos muy estrictos». «No es relajarla, sino hacerla más dura, porque los controles en los ingresos se van a volver más rígidos. Todo lo que se decida va a ser con un monitoreo permanente y con la posibilidad de ir tomando un paso y después volver atrás», detalló Kicillof.

Otra de las preocupaciones que mantienen en alerta al gobernador es el impacto de esta pandemia en la economía, ya que, tal como explicó, no es comparable con ninguna situación anterior. «Estudié guerras y crisis económicas, esto no es comparable. El mundo está globalizado y la epidemia está globalizada, y cada país ha tomado medidas que impactan en la economía. Nadie sabe cuál va a ser la duración y cómo va a ser la salida. También se han tomado medidas económicas muy novedosas y extendidas». En este sentido, indicó: «La idea del gobierno de la provincia es cuidar a los y las bonaerenses tanto de la enfermedad como de los efectos de la cuarentena. Al ser una enfermedad tan contagiosa y mundial, si uno no tomara estas medidas también habría un descalabro económico, la economía se vería afectada de todas maneras; y cuidando la salud se pueden tomar medidas económicas».

«En la provincia de Buenos Aires tenemos una situación socioeconómica donde 60% de los pobres de la Argentina están en la provincia, en la infraestructura sanitaria hay 1.100 camas críticas y ya usualmente desbordaba sin coronavirus. Venimos con un abandono muy grande y no solo hay que recuperar lo perdido, sino que hay que expandirlo rápidamente. Cuanto más se demora el pico, más podemos multiplicar la oferta. Hoy más que duplicamos, venimos con cincuenta obras, agregando respiradores agregando camas de terapia intensiva, agregando camas para enfermos leves. Estamos haciendo ese trabajo sin descanso», repasó.

Por último, dio apoyo absoluto al presidente de la nación y al ministro de Economía, Martín Guzman, sobre la renegociación de la deuda nacional, al asegurar que las medidas que están tomando son las adecuadas.