Alberto Fernández anunció que el aislamiento social, preventivo y obligatorio por el COVID-19 se extenderá hasta el 26 de abril inclusive. Fue en una conferencia de prensa que brindó hoy desde la Residencia de Olivos, en la que aseguró que la cantidad de contagiados en Argentina demuestra que «el esfuerzo no fue en vano».

Diferenció, sin embargo, una cuarentena «administrada» para determinados «lugares o actividades» que será evaluada entre Nación y los gobernadores y quedará formalizada en un Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) que será firmado mañana.

Explicó que podrían quedar comprendidos en ese DNU los «pueblos muy aislados y rurales, que no registran ningún caso de coronavirus».

Apoyado por una pantalla con datos, el mandatario consideró que con la cuarentena Argentina logró «aplanar la curva de contagios» y exhortó a los argentinos a continuar de la misma manera. «Este es un logro de la sociedad toda, es una medida que nos permitió ganar tiempo para construir mejores condiciones para atender a los enfermos», analizó.

Los bancos funcionarán con un protocolo y con turnos.

Fernández remarcó que «tiene sentido el esfuerzo», en relación con la afectividad del aislamiento social para contener el avance de la pandemia, y puntualizó que la «cantidad de casos importados» es «mayor a los autóctonos».