Desafectaron a los policías que reprimieron en Quilmes

600

El gobierno de la provincia de Buenos Aires, a través de la Auditoría General de Asuntos Internos dependiente del ministro de Seguridad bonaerense, Sergio Berni, dispuso desafectar a los policías que dispersaron con balas de goma a un grupo de trabajadores que se manifestaban en el frigorífico Penta para reclamar por su trabajo.

Al comienzo de la cuarentena el frigorífico cerró sus puertas y, a pesar de la ley antidespidos que decretó el gobierno nacional para evitar que los trabajadores quedasen a la deriva, 250 trabajadores fueron echados y la empresa no pagó los sueldos adeudados.

Las protestas comenzaron a principios de la semana con cortes en la rotonda de Pasco, y ayer por la tarde se manifestaron en las puertas del Penta. Al llegar, la policía, desestimando la orden del jefe de Seguridad de la provincia, disparó balas de goma y cinco trabajadores resultaron heridos, por lo que tuvieron que ser hospitalizados.

«No tenían orden de reprimir porque los trabajadores están reclamando su quincena y no se cumplió lo que ordenamos», indicó Berni inmediatamente después de tomar conocimiento de los hechos. Posteriormente, y luego de dialogar con los delegados del frigorífico, se dirigió al hospital a ver cómo estaban los empleados heridos y manifestó: «Vamos a encargarnos de tomar las actuaciones policiales».

La intendenta Mayra Mendoza repudió los hechos de violencia

«De ninguna manera el Municipio de Quilmes avala la represión sufrida por los trabajadores y repudia la violencia como mecanismo de solución a este conflicto», indica el comunicado que emitieron ayer desde el despacho de la intendenta Mayra Mendoza.

Según indicaron desde la Municipalidad, el miércoles por la tarde se llevó a cabo una reunión con representantes de la Comuna, del Ministerio de Trabajo bonaerense y delegados y directivos del sindicato.

El encuentro fue encabezado por Mendoza y participó el director provincial de Delegaciones Regionales del Ministerio de Trabajo, Miguel Funes, que le transmitió a la jefa comunal la situación que atraviesan los trabajadores del frigorífico, ya que el titular de la empresa, Ricardo Bruzzese, hace dos semanas que no permite el ingreso del personal a su lugar de trabajo, no abonó los sueldos ni acató la conciliación obligatoria.

En la Comuna señalaron que durante la reunión se acordó insistir con las presentaciones legales ante el Ministerio de Trabajo de la nación y de la provincia de Buenos Aires y con la búsqueda de una solución al conflicto.