COVID-19: investigadores del CONICET y la UNLP preparan respiradores para enfermos de mediana complejidad

Pertenecen al Instituto Argentino de Radioastronomía. Estos respiradores estarán listos para mayo y permitirán liberar los respiradores más complejos para enfermos graves.

1149

Los respiradores artificiales son uno de los instrumentos más necesarios para afrontar la pandemia del COVID-19. Los gobiernos nacional y provincial apuntan a contar con la mayor cantidad posible para afrontar la etapa pico de los contagios. Para contribuir con esta demanda, un equipo de expertos del Instituto Argentino de Radioastronomía (IAR) se encuentra abocado en un proyecto para producir un modelo de ventilador mecánico no invasivo (VMNI), un tipo de unidad que escasea en el mercado y cuya utilización permitiría liberar los respiradores de mayor complejidad para los enfermos más graves.

«Permiten tratar a pacientes de mediana complejidad y libera los respiradores más grandes para pacientes que están en una situación gravísima»

El IAR está integrado por científicos, docentes e investigadores de la Universidad Nacional de La Plata, el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET) y la Comisión de Investigaciones Científicas de la provincia de Buenos Aires (CIC). A partir de sus conocimientos en el área de electrónica y en el control de sistemas, y la experiencia adquirida en el sector espacial argentino, se volcaron a contribuir a la elaboración de un insumo muy necesario.

En concreto, la idea fue diseñar un modelo de ventilador mecánico, es decir, un dispositivo de asistencia respiratoria capaz de ser utilizado por el sistema sanitario nacional en pacientes que hayan contraído el COVID-19. «Permiten tratar a pacientes de mediana complejidad y además liberan los respiradores más grandes, los equipos más caros, para pacientes que están en una situación gravísima, sobre todo cuando llegue el pico de la crisis y durante el invierno. Ese es el objetivo», afirmó a Contexto Gustavo Romero, director del IAR.

«Todo esto requiere una tecnología inteligente que poseemos por la experiencia de control de las naves espaciales. La aplicamos para el desarrollo de un ventilador de una franja que no hay en el país, con herramientas electrónicas que sí se consiguen en el país. En este momento no está disponible en el mercado internacional porque el stock desapareció por completo debido a la pandemia», amplió Romero.

«Todo esto requiere una tecnología inteligente que poseemos por la experiencia de control de las naves espaciales. La aplicamos para el desarrollo de un ventilador de una franja que no hay en el país, con herramientas electrónicas que sí se consiguen en el país»

Los investigadores completaron el diseño de los prototipos de respiradores (financiados por el CONICET La Plata y en coordinación con los ministerios de Ciencia y Técnica nacional y provincial), y de ahora en más la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) se encargará de testear su funcionamiento, de acuerdo con lo estipulado por el Ministerio de Salud de la nación. Se espera que el testeo sea en dos semanas.

Posteriormente, desde el IAR coordinarán con las autoridades de la UNLP y de la CIC para establecer los lugares donde se realizará la producción, de modo de poder entregar las primeras tandas para mayo y durante el invierno.

Los respiradores son fundamentales para combatir el COVID-19. Los enfermos de gravedad requieren respiración artificial por la insuficiencia respiratoria en la terapia intensiva. La producción se convirtió en una de las principales preocupaciones de los gobiernos de todo el mundo. El gobierno nacional volcó las exportaciones de estos artefactos al uso doméstico y pidió a las tres empresas nacionales que multipliquen su producción. El gobernador Axel Kicillof, en tanto, afirmó ayer que hacen falta entre setecientos y mil respiradores en la provincia.