Mientras la mayoría de las universidades dan clases virtuales, la UBA postergó el inicio académico hasta junio

1098

Bajo el lema de que «la universidad debe garantizar el acceso a las condiciones de igualdad a la enseñanza de las y los estudiantes de todas las carreras», la Universidad de Buenos Aires (UBA) envió, a última hora de ayer, un comunicado en el que indica la reprogramación del calendario académico «para garantizar el año lectivo de cursada presencial».

Con esta nueva decisión, las clases se reiniciarán «el 1 de junio de 2020 y finalizarán el 12 de marzo de 2021, con un receso entre el 19 de diciembre y el 17 de enero de 2021. Con este nuevo esquema, los y las estudiantes podrán cursar los dos cuatrimestres sin verse afectados por la pandemia global».

Apenas fue publicado en las redes sociales llovieron las críticas de los estudiantes que no solo no tendrán posibilidad de estudiar durante la cuarentena sino que además deberán cursar el cuatrimestre postergado durante el receso estival.

En tanto, en otras universidades nacionales las clases habían comenzado o estaban por comenzar y continuarán con la estrategia de las clases virtuales. Tal es el caso de la Universidad Nacional de La Plata, en donde la mayoría de las carreras ya están funcionando, y el de la Universidad Nacional de Quilmes, que comenzará el lunes que viene normalmente.

Sin embargo, aquellas cursadas que tengan dificultades para llevar a cabo clases vía web lo resolverán atendiendo cada caso particular para que ningún estudiante pierda la posibilidad de continuar con su carrera.

La Universidad Nacional de Hurlingham también confirmó desde sus redes sociales el inicio de actividades a partir del próximo lunes, e indica que a partir de dicha fecha las y los estudiantes podrán encontrar los materiales en el campus de la Casa de Estudios para comenzar la cursada virtual.

Otras universidades que estaban en preparativos para arrancar con la virtualidad, como la Universidad Arturo Jauretche, en Florencio Varela, están discutiendo por estas horas cómo seguirán.

La decisión de la UBA fue tomada por las autoridades luego de recibir una resolución de la Secretaría de Políticas Universitarias en la que recomienda «a las Universidades Nacionales, Universidades Privadas e Institutos Universitarios la readecuación del calendario académico 2020, teniendo en cuenta la especificidad de la enseñanza universitaria, garantizando las cursadas en las modalidades periódicas que normalmente se desarrollan en un año académico, manteniendo la calidad del sistema universitario».