Horas antes de que el presidente Alberto Fernández sacara un Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) para prohibir en un lapso de sesenta días los despidos en el sector privado, el intendente platense, Julio Garro, decidió echar del sector de la salud pública a trabajadores y trabajadoras del SAME y de los Centros de Atención Primaria de la Salud (CAPS) en plena emergencia sanitaria.

Según detallaron desde ATE a Contexto, hasta ahora son seis los despedidos. Tres corresponden al SAME: un ambulanciero y dos trabajadoras de la Línea 107, que atiende llamados de urgencias. Los otros tres corresponden a salas de salud de Los Hornos, Echeverry y Melchor Romero.

«Estos trabajadores son de Salud, aquellos que aplaudimos todas las noches, pidiendo que estén al frente». Desde ATE resaltaron que los despidos son sin causa, en medio de la pandemia de COVID-19 y la epidemia de dengue, y apuntaron contra la Comuna por desmentirlos. «En la Municipalidad toman como norma que como es finalización de contrato no son despidos», indicaron.

En la notificación entregada a cada persona despedida, a las que pudo acceder este medio, el Municipio indica a través del secretario de Salud, Enrique Rifourcat, que «concluye su designación como Personal Temporario Mensualizado, dando con ello por finalizado todo vinculo laboral con esta Comuna».

«Esto se da en un contexto donde desde el Estado nacional se está diciendo que el personal de Salud es esencial. Estamos en un contexto de una pandemia global, y se da también sin ningún tipo de justificación concreta: no tenemos apercibimientos, no tenemos sanciones y tampoco se nos informó que iba a ocurrir», explicó a Contexto Lisa Roldán, una de las despedidas.

Las dos trabajadoras despedidas de la Línea 107 estaban trabajando desde que inició el SAME en La Plata, bajo contratos de administrativos. «Figuramos como administrativos, que trabajan seis horas, cinco días a la semana, cuando mi compañera y yo trabajamos fines de semana y feriados y trabajamos doce horas», destacaron.

En ese sentido, las trabajadoras explicaron que desde la Comuna están «decidiendo cesar el contrato de dos personas que hace tres años están capacitadas para enfrentar situaciones de emergencia y de riesgo y también contener a la población. Es algo que hacemos durante las doce horas de nuestro trabajo».

«Somos personas que desde el primer momento fuimos capacitadas diciéndonos que somos el primer eslabón de toda la cadena de emergencia, porque somos las que reciben el llamado de emergencia, que los codifican, que deciden la forma de actuar en cada caso», resaltó Roldán. «Somos personal esencial en este momento tan complejo que estamos pasando a nivel laboral y social, con esta pandemia, con el presidente de la nación diciendo que no se puede despedir personal de Salud y pidiendo reforzarlo», agregó.

Por otra parte, las trabajadoras resaltaron que tras el cese de sus contratos hay motivos ideológicos y de género. En más de una oportunidad han sido cuestionadas por usar el pañuelo verde a favor del aborto legal, seguro y gratuito.

A pesar de trabajar desde 2017 para la Comuna, las trabajadoras despedidas tienen contrato cada tres meses, un escenario que se repite en toda la estructura de la Municipalidad de La Plata.

«En la Municipalidad hay más de cuatro mil trabajadores precarizados, tienen contratos precarizados, cuando por la Ley 1.416 tendría que tener en este momento menos de un 20% de trabajadores mensualizados. El resto tendría que estar en planta permanente», señalaron desde ATE. En esa lógica, desde el sindicato destacaron que hay trabajadores que en plena cuarentena, siendo mayores de 65 años, parte de los sectores de riesgo, hoy corren peligro de ser despedidos.

ATE ya presentó la denuncia ante el Ministerio de Trabajo bonaerense. Desde el Frente de Todos ya tomaron nota y trabajan para revertir la situación. «Es una situación lamentable, más allá del DNU que sacó el presidente que no dice nada de los municipios, la situación es ética: si se lo estás pidiendo a las empresas, vos como Estado municipal tampoco lo podés hacer», dijo a Contexto Cristian Vander, presidente de la bancada opositora en el Concejo Deliberante.

«Esperemos que reflexione el Municipio, que reflexione el intendente y que revierta esta situación de los trabajadores del SAME y los CAPS, porque es una situación lamentable en un contexto dificilísimo», agregó el concejal.