El avance de la pandemia generó una amplia y contundente respuesta de la sociedad argentina para combatirla. Además de las políticas de los gobiernos nacional, provincial y municipales, distintos sectores llevan adelante iniciativas de solidaridad para reducir el alcance del virus.

En la capital bonaerense, la Universidad Nacional de La Plata puso a disposición los recursos técnicos, humanos y la infraestructura para realizar los análisis de diagnóstico del COVID-19. Hoy se conoció que también fabricará máscaras protectoras para personal de la salud.

En Córdoba, la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad Nacional informó que el Hospital de Clínicas está fabricando alcohol líquido y en gel para entregar a todas las facultades y a la comunidad.

Las universidades de Buenos Aires, La Plata, San Martín, Lomas de Zamora y La Matanza, entre otras, a través de sus redes sociales, difunden campañas de información y prevención para evitar la propagación de la pandemia.

Los contagios por COVID-19 son 26.000 y las muertes en todo el mundo suman más de medio millón. Aunque en Argentina no llegó aún el pico de contagios -que, según el gobierno, se espera para fines de abril-, los desbordes de los sistemas hospitalarios de países como España e Italia y los desfiles de muertos diarios prendieron en el país las luces de alarma.

Los hospitales públicos se preparan ante una situación de contagios más intensa, adecuando sus recursos humanos e infraestructura para recibir una mayor cantidad de pacientes. Y hacia el interior de los hospitales se replican las acciones de sus trabajadores y trabajadoras para enfrentar al virus.

«En el Hospital de Niños de La Plata lanzamos una colecta para comprar más insumos, sobre todo para barbijos y alcohol en gel», afirmó la jefa de servicio de gastroenterología, quien aclaró que el gobierno provincial envió recientemente dos camiones repletos con esos dos productos pero que, de todos modos, prefieren equiparse ante un mayor brote. La campaña es a través de Mercado Libre, y cada donación de cien 100 pesos sirve para comprar un barbijo.

En el ámbito de la salud privada, representantes de ese sector y la Cruz Roja Argentina impulsaron la campaña «Argentina nos necesita», con la que buscan reunir donaciones para comprar equipamiento y fortalecer la estructura del sistema sanitario. También impulsarán la compra de kits para la detección del virus y demás equipamientos e insumos necesarios, de acuerdo con criterios del Ministerio de Salud de la Nación, indicaron en un comunicado.

Los sindicatos hicieron lo propio. La Confederación General del Trabajo (CGT) puso a disposición del gobierno sus obras sociales y su estructura de hoteles de todo el país para recibir a pacientes que deban cumplir la cuarentena de catorce días dispuesta por decreto, según informó el secretario de Acción social de la central obrera, José Luis Lingeri, tras un encuentro con autoridades del Ministerio de Salud días atrás.

«Es momento de ser solidarios y de tener más claro que nunca que formamos parte de un mismo pueblo y de una misma comunidad, y por lo tanto este tipo de contribuciones es lo mínimo que se puede formular», afirmó en declaraciones radiales Hugo Yasky, secretario general de la CTA de los Trabajadores, central sindical que adoptó la misma medida que la CGT.

«Próxima fecha: Todos ante el mismo rival. Este partido lo ganamos juntos», fue el mensaje de la campaña en redes sociales que desplegó la Superliga de fútbol argentino. En La Plata, los clubes Estudiantes y Gimnasia pusieron sus instalaciones a disposición de las autoridades sanitarias para albergar pacientes. Otros clubes también ofrecen sus instalaciones y su personal médico, según los casos: San Lorenzo, Newell’s y Rosario Central, Banfield, River, Boca Juniors, Vélez, Racing Club, Argentinos Juniors, Independiente, entre otros.

Asimismo, la Asociación del Fútbol Argentino equipó su gimnasio de fútsal en el predio de Ezeiza con 120 camas y elementos sanitarios para albergar infectados.

Por otro lado, la organización Otrans Argentina expresó su preocupación en un comunicado por «las condiciones de salubridad, prevención y contención» en contextos de encierro y por la falta de alimentos. «Convocamos a toda la sociedad a participar de nuestra compaña solidaria ‘Nos cuidamos entre todes’, que consiste en donar alimentos no perecederos y tela de tipo friselina hidrófuga o quirúrgica, para que las compañeras trans y travestis privadas de su libertad puedan armar sus propios barbijos y alimentarse».

En tanto, las empresas de comercio electrónico Amazon y Mercado Libre también impulsan acciones. Amazon canceló la suscripción de historias y libros para niños y estudiantes de todas las edades, como entretenimiento para la cuarentena. Se puede acceder gratuitamente con cuenta, a través de computadora de escritorio, computadora portátil, teléfono o tableta.

Por su parte, Mercado Libre y Mercado Pago implementaron una serie de medidas de prevención, solidaridad y consumo responsable en su plataforma, luego de constatar la aparición de publicaciones con precios desproporcionados en productos de higiene.

Mercado Libre utiliza su plataforma, una de las más visitadas del país, como canal de prevención, con consejos para el cuidado de salud de los usuarios. Cambió además su logo para fomentar el saludo «codo a codo». Otra medida fue bajar las comisiones para la venta de productos de primera necesidad.