«Hablé con el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, después de la teleconferencia [con el G20] y le dije que él como presidente de la Celac tendría que llamar a todos los miembros del organismo para conocer, por ejemplo, qué le está pasando a dos países que están bloqueados, como Venezuela y Cuba. Acá no hay una cuestión política, hay una cuestión humanitaria. No digamos que nos interesa la vida del hombre si los condenamos a semejante orfandad», sostuvo el presidente argentino, Alberto Fernández, en declaraciones a la Televisión Pública.

Fernández sostuvo que no podía haber derechos que solo fueran para los amigos, y aseguró: «Los derechos los tienen todos. El derecho a vivir bien, el derecho a vivir sanos los tienen todos los pueblos. Nosotros frente a una pandemia tenemos que ocuparnos de esos pueblos que, por una decisión política de alguien, están sometidos a un bloqueo que no les deja llegar ni comida ni remedios. Por eso traté de advertir en el G20 lo que yo veo como una cuestión humanitaria».

Contexto dialogó con Oscar Laborde, presidente del Parlamento del Mercosur (Parlasur), Carlos Raimundi, embajador en la Organización de Estados Americanos (OEA), Alicia Castro, actual embajadora en Federación de Rusia y ex embajadora en Venezuela y el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte, y Juliana Marino, ex embajadora en la República de Cuba. Los dirigentes analizaron las declaraciones del mandatario argentino y apoyaron el reclamo para que se ponga fin a los bloqueos contra Cuba y Venezuela.

«El discurso del presidente Alberto Fernández fue el de un estadista de esta época que da respuestas, planteos y perspectivas sobre a dónde va el mundo actual», sostuvo Laborde, y agregó: «Lo que plantea sobre los bloqueos es totalmente lógico. Ya era injusto el actual bloqueo comercial sobre Venezuela y el bloqueo histórico sobre Cuba, que hizo que durante décadas la población viviera en peores condiciones de las que podía vivir. Son sanciones totalmente injustificadas».

Laborde afirmó que «se bloquea a Cuba cuando es ese país el que envía médicos y asistencia para combatir la pandemia a otros países que, incluso, no están en su sintonía ideológica. Con su modestia, bloqueada y con las limitaciones que le ocasiona ese bloqueo, Cuba da grandes muestras de solidaridad».

El parlamentario también aseguró que «especialmente frente a lo que pasa en Venezuela, es necesario remarcar que Trump parece querer provocar una guerra para tapar su fracaso en el manejo del coronavirus, lo que puede traerle graves consecuencias para su imagen frente a las elecciones presidenciales que se realizarán este año». «Por eso, como señaló el presidente, es imprescindible terminar con el bloqueo a estos dos países y a sus pueblos», sostuvo Laborde.

En la misma línea, Alicia Castro, explicó que «el gobierno de los Estados Unidos está intentando controlar su ‘patio trasero’ e imponer una lógica de ‘justicia global’ ejercida desde Washington. Lo que no tiene asidero en el derecho internacional».

«Así como pretende extraditar al periodista y creador de WikiLeaks, Julian Assange -que no es norteamericano- y condenarlo de por vida en una cárcel estadounidense, quieren mandar a secuestrar al presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro, con cargos inventados. Lo que evidentemente se trata de una maniobra de distracción para sustraer a los ciudadanos de los graves problemas económicos, sociales y humanitarios que sufren y el pésimo manejo de la pandemia de coronavirus», remarcó Castro.

Por su parte, Carlos Raimundi aseguró: «Todo este episodio que vive actualmente el mundo está siendo abordado desde diversas perspectivas. Por un lado, la que prioriza el mercado, el individualismo, la ganancia empresaria por encima de las necesidades de los pueblos. Por otro, una concepción más solidaria, colectiva, que necesita del Estado. Y una tercera perspectiva que no responde a una cuestión ideológica, sino a una cuestión psicopática de algunos líderes que ponen en riesgo la salud de sus propios pueblos».

«Las expresiones del secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, cuando ofrece una recompensa por la captura del presidente de Venezuela, al que acusa de narcoterrorista, se ve claramente como una maniobra distractiva en momentos que el propio pueblo estadounidense está viviendo los efectos de la pandemia», señaló, y agregó: «Los pueblos del mundo pasan por encima de estas maniobras distractivas de persecución a determinados gobiernos para levantar con los hechos las sanciones y los bloqueos».

«Un país europeo, liberal, capitalista, industrializado como es Italia ha recibido a los médicos cubanos que al llegar a esa tierra desplegaron, llenos de orgullo, la bandera de Cuba», aseguró Raimundi.

Por último, Juliana Marino sostuvo: «El pronunciamiento de Alberto Fernández sobre los bloqueos es trascendente, por demás pertinente. Repudia los esquemas arbitrarios de dominación de países que vulneran el derecho internacional, los derechos humanos de los pueblos y su autodeterminación».

«Adquiere enorme valor junto al pedido de convocatoria urgente de la Celac y la necesidad de revisar cómo funciona el mundo y a favor de un sistema más igualitario. Recupera lo mejor de nuestra historia de fraternidad latinoamericana», concluyó Marino.