Pymes de todo el país reclaman a las energéticas que retrotraigan el cobro de multas e intereses

504

En medio de la pandemia, empresarios industriales nucleados en la Mesa Nacional de Unidad Pyme (MNUP) exigen que, ante la crisis y paralización de la actividad económica, las empresas distribuidoras de energía eléctrica dejen sin efecto las multas e intereses que aplican en su facturas ante los retrasos en el pago.

Daniel Rosato (IPA): «Tienen que acoplarse y adaptarse a lo que hoy estamos viviendo el sector productivo y todo el sector comercial».

En ese sentido, el presidente de Industriales Pymes Argentinos (IPA), Daniel Rosato, pide que se desestime el cobro de las multas e intereses, «que llegan hasta un 10% por el vencimiento de la factura», por lo que entiende que por parte de las prestadoras «debe haber una solidaridad con respecto a la problemática que hoy está atravesando el sector industrial y todos los argentinos en general». «Tienen que acoplarse y adaptarse a lo que hoy estamos viviendo el sector productivo y todo el sector comercial», dijo a Contexto.

Rosato aseguró que hoy las pymes «se sienten vulnerables ante la situación que estamos atravesando con esta pandemia», por lo que exigen medidas concretas «para que el sector financiero se ponga a disposición del sector productivo». En ese sentido, destacó que la situación «se va agravar», por lo que celebró las medidas impositivas anunciadas por el gobierno nacional así como aquellas para que no se corte el suministro a quienes no puedan pagar.

Desde IPA destacaron que se busca trabajar «con el solo fin y objetivo de preservar las fuentes de empleo», y celebraron la posibilidad de «hacer una estrategia en común para llegar adelante con el gobierno para poder sostener el sistema productivo y hacerle frente a esta crisis de la pandemia de la mejor manera: económicamente y también en cuanto a la salud, preservando la salud de todos los trabajadores y de todos los argentinos».

Respecto de las multas e intereses, el reclamo cobró fuerza en las últimas horas cuando las prestadoras eléctricas decidieron minimizarlo, refiriéndose al impacto económico del suministro en las pymes. «El costo medio de las Pymes asciende a 2,5% de su facturación. En comparación con Latinoamérica, las tarifas eléctricas del segmento comercial e industrial son un 22% y un 25% más bajas que el promedio, respectivamente», indicaron la Asociación de Distribuidores de Energía Eléctrica de la República Argentina (Adeera).

«Es lamentable que las energéticas, que fueron uno de los pocos sectores más beneficiados con políticas de concentración de la riqueza y de destrucción del aparato productivo nacional, sean las que evalúen de manera irresponsable la situación de las pymes»

Como contrapartida, desde el MNUP salieron a responder y aseguraron que se trata de «falsas afirmaciones» para relativizar el reclamo de las industrias. «Es lamentable que las energéticas, que fueron uno de los pocos sectores más beneficiados con políticas de concentración de la riqueza y de destrucción del aparato productivo nacional, sean las que evalúen de manera irresponsable la situación de las pymes, que en ese mismo período sufrieron la asfixia e incluso la extinción de muchas fábricas que no soportaron tarifas energéticas impagables en el medio de una crisis económica por la que atravesaba el país».

Desde MNUP consideraron que es «coherente» el accionar «sin sensibilidad social» de las distribuidoras al aplicar multas e intereses «sin importarles la crisis sanitaria por la que hoy atraviesa el país y que llevó a las pymes a priorizar los salarios de los trabajadores».
«Siempre priorizaron sus ganancias y eso quedó claro durante los años del gobierno de Cambiemos, en donde poco les importó que muchas empresas hayan cerrado por no poder pagar los aumentos tremendos en los costos energéticos, con la consecuencia de cientos de trabajadores sin empleo formal para sostener a sus familias».

En ese sentido, desde el sector pyme redoblaron la apuesta y exigieron al gobierno nacional la intervención para retrotraer las multas e intereses que buscan cobrar de «manera irresponsable» las empresas «en momentos en que todos los argentinos se unen para salvar vidas».

«Este gobierno advirtió que se terminó el tiempo de los vivos que sacaban provecho de la crisis de los argentinos. Por eso es triste que debamos pedirle que además controle a empresas que tuvieron ganancias extraordinarias y que ahora no quieren perder sus privilegios ni siquiera cuando los ciudadanos están atravesando angustia por la salud y el futuro de sus trabajos», concluyeron.