Desde la llegada de Alberto Fernández a la presidencia, las universidades nacionales se esperanzaron, no solo por la inmediata posibilidad de recuperar el desarrollo del sistema universitario y científico, que había quedado relegado durante el gobierno anterior, sino también por la de ser convocadas a participar del gobierno para aportar los conocimientos que en ellas se producen a diario. De este modo lo expresó, al día siguiente del discurso de asunción del presidente, en diálogo con Página/12, el rector de la Universidad Nacional de Quilmes, Alejandro Villar: “Hay mucha expectativa de que las universidades volvamos a ser partícipes de políticas públicas vinculadas a lo que podemos aportar”.

Ante el avance de la pandemia del coronavirus que tiene en jaque a todo el mundo, surge la necesidad de aumentar la cantidad de laboratorios que realicen el test para el diagnóstico de los pacientes, ya que hasta ahora el Instituto Malbrán es el único certificado por la Organización Mundial de la Salud (OMS). Esta centralización genera ciertas demoras al momento de analizar las muestras que llegan de todo el país. Por eso, las universidades de Quilmes y La Plata han sido nuevamente convocadas a trabajar articuladamente con el gobierno y pondrán sus laboratorios al servicio del Ministerio de Salud de la provincia, a fin de realizar los test de COVID-19 junto a otros diecisiete que está preparando el gobierno provincial.

En la Universidad Nacional de La Plata (UNLP) se realizará con los laboratorios de las facultades de Ciencias Exactas, Ciencias Médicas y Ciencias Veterinarias. Así lo anunció el lunes el gobierno de la provincia de Buenos Aires, luego de las gestiones realizadas entre el ministro de Salud provincial, Daniel Gollan, y el presidente de la UNLP, Fernando Tauber, junto a los decanos de las casas de estudios que realizarán los exámenes.

Fernando Tauber: “Haber sido designados por la Provincia como centro de referencia es una enorme responsabilidad, pero a su vez es un gran reconocimiento al prestigio y excelencia de nuestras unidades de investigación y de los científicos formados en nuestra casa”.

“Haber sido designados por la Provincia como centro de referencia es una enorme responsabilidad, pero a su vez es un gran reconocimiento al prestigio y excelencia de nuestras unidades de investigación y de los científicos formados en nuestra casa”, aseguró Tauber a Contexto al ser consultado por el anuncio.

El presidente de la UNLP agregó que desde la Universidad asumieron “el compromiso de aportar el conocimiento, los recursos humanos, la tecnología y la infraestructura” disponible en la institución para ponerlos “al servicio de los organismos de salud nacionales, provinciales y municipales”. En este sentido, el personal ya fue capacitado por los especialistas del Instituto Malbrán.

Las tres facultades de la UNLP cuentan con la tecnología necesaria para hacer el testeo. Sin embargo, solo el laboratorio de la Facultad de Ciencias Exactas será el responsable de comunicar los resultados que se obtengan, porque es el único que forma parte del Sistema Integral de Información Sanitaria Argentina (SIISA), condición indispensable para la carga de resultados.

El laboratorio de salud pública de la Facultad de Ciencias Exactas es de análisis bioquímico. Durante la epidemia del H1N1 (Gripe A) del año 2009, comenzó a formar parte de la red de laboratorios del Malbrán. A partir de ahí estamos a disposición de las autoridades sanitarias a fin de prestar las capacidades de infraestructura”, explicó al respecto el decano de dicha unidad académica, Mauricio Erben.

Es así que la Facultad tiene el laboratorio acreditado, con condiciones de seguridad apropiadas. Cuenta además con los recursos humanos, es decir, bioquímicas y bioquímicos capacitados para llevar adelante este tipo de análisis, y tienen también los insumos indispensables.

Las universidades tienen una trayectoria de trabajo colectivo, y así lo han demostrado cada vez que esto fue demandado por la sociedad. En este sentido, el decano de Exactas resaltó puntualmente “la colaboración de toda la comunidad que conforma la facultad, tanto del laboratorio de salud pública como el de otros laboratorios que dependen del CONICET y de la UNLP, tales como el de investigaciones inmunofisiológicas, el de biotecnología y tecnología molecular, el centro regional de estudios genómicos, y un sinnúmero de colegas, graduados, estudiantes avanzados que se han puesto a disposición para integrar estos equipos de trabajo”.

Erben: «hay que destacar el rol de las universidades nacionales, que con educación pública, gratuita y de calidad lograron que en muy poco tiempo fueran capaces de dar respuesta a un desafío que tiene que ver con el conocimiento, la salud pública y la soberanía».

Erben también destacó la ventaja de contar con un nuevo gobierno que involucra a las universidades, y fundamentalmente “la importancia de tener una estructura de salud que tenga rango de ministerio y que también lo tenga el área de ciencia y tecnología”. Y remarcó “el rol de las universidades nacionales, que con educación pública, gratuita y de calidad lograron que en muy poco tiempo fueran capaces de dar respuesta a un desafío que tiene que ver con el conocimiento, la salud pública y la soberanía que tiene que haber para enfrentar una problemática tan importante como es una pandemia”.

Por su parte, desde el Departamento de Ciencia y Tecnología de la Universidad Nacional de Quilmes (UNQ) indicaron que están acondicionando un laboratorio de la “unidad de virología y procesos”, luego de los acuerdos entre el rector, el ministro de Salud y la intendenta Mayra Mendoza.

Alfonso: “Es muy importante, porque implica el reconocimiento de un trabajo previo».

“Es muy importante, porque implica el reconocimiento de un trabajo previo. Nos permite vincularnos con la comunidad; es una demostración más del aporte de las universidades a los que más lo necesitan”, indicó el vicerrector de la UNQ, Alfredo Alfonso, y agregó: “Todos sabemos que la Universidad pública está constituida a partir de las necesidades y los desarrollos de los contextos. Hoy tenemos un contexto muy duro, y por eso estamos orgullosos de aportar a algo tan importante para la sociedad. Tenemos un desafío enorme por delante y queremos cumplirlo bien”.

“Somos nueve personas que acondicionamos el espacio a los efectos de cumplir con todas las normas de bioseguridad que solicita la OMS y otros actores de referencia”, indicó luego del anuncio Alejandra Zinni, directora del Departamento de Ciencia y Tecnología de la UNQ.

El director de la Plataforma de Servicios Biotecnológicos, Hernán Farina, dio a conocer que en apenas una semana pusieron en funcionamiento todo el espacio para comenzar a recibir las muestras.

El laboratorio habitualmente presta servicios similares (de diagnóstico, caracterización de virus y cultivos, entre otros), por lo que se encuentra habilitado para operar en este contexto de emergencia sanitaria. Cuenta con todos los requerimientos que tiene el procesamiento de muestras, con los espacios separados para que no haya contaminación cruzada. Mientras que la unidad de oncología de la misma universidad está haciendo el soporte con los equipos necesarios para identificar las muestras.

Farina: “Es un esfuerzo multidisciplinario. Hoy estamos esperando que el laboratorio de salud nos mande los kits, porque en muy poco tiempo se puso todo el equipo a trabajar para poder llevar adelante esta tarea que nos propusieron las autoridades”.

Farina también hizo referencia a la importancia de trabajar en equipo: “Es un esfuerzo multidisciplinario. Hoy estamos esperando que el laboratorio de salud nos mande los kits, porque en muy poco tiempo se puso todo el equipo a trabajar para poder llevar adelante esta tarea que nos propusieron las autoridades”.

Los nuevos centros de diagnóstico para COVID-19 serán, entre otros, los hospitales San Juan de Dios y Rodolfo Rossi de La Plata, junto con el Instituto Biológico Dr. Tomás Perón.
Según el último informe epidemiológico, en la provincia de Buenos Aires hay 302 casos en estudio que aguardan la realización del test. El proceso de análisis y carga de resultados tarda entre 24 y 48 horas, y los datos se incorporan en tiempo real al SIISA. De este modo, con la incorporación de diecinueve laboratorios, se podrán efectuar hasta 2.000 muestras diarias, lo que cubriría la demanda bonaerense.

Las autoridades sanitarias y los especialistas remarcan la necesidad de informar que, al descentralizar la realización del testeo, habrá un aumento significativo de los casos de COVID-19 que se confirmarán tanto en la provincia de Buenos Aires como en el resto del país.